Blindaje a la quinta plaza

Bettencourt penetra a canasta. / miguel ángel polo
Bettencourt penetra a canasta. / miguel ángel polo

El Valencia Basket desmonta gracias a la defensa a un rival directo en la Fonteta El Gipuzkoa anota 13 puntos en los 15 primeros minutos de la segunda parte y las taronja siguen en la lucha con el Cadi La Seu por el cuarto puesto

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El ataque gana partidos, la defensa campeonatos. Uno de los 'mantras' del baloncesto también es aplicable al día a día. El Valencia Basket desmontó ayer en la Fonteta a su rival directo por la quinta plaza, el Gipuzkoa, al que desconectó en el inicio de la segunda parte. Tras el 38-30 al descanso, el equipo de Rubén Burgos saltó dispuesto a dinamitar el partido. Lo hizo con el trabajo de piernas, dejando a su rival en 13 puntos en los primeros quince minutos de la segunda parte. Con el 62-43 en el 35 las valencianas habían sentenciado el encuentro. Con la quinta plaza blindada gracias al triunfo de ventaja con las vascas más el average, el objetivo más ambicioso de las taronja debe ser seguir la estela del Cadi La Seu, que sigue cuarto con dos victorias de ventajas gracias al importante partido que sacó en su pista ante el Gernika (82-62).

En el baloncesto, afortunadamente, no sólo se vive de números. Tan importante fue ayer para el Valencia Basket el 'martillo' de Tirera y sus 20 puntos, la regularidad de Pina (14 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias) o la irrupción de Brown (10 puntos, 6 rebotes y 17 de valoración), como la intensidad en pista de Bettencourt. La portuguesa terminó con un 0 de 6 en tiros de campo pero con un ratio en el +/- de +26. De largo, la mejor del partido en ese aspecto. Todo suma en el engranaje que sigue puliendo Rubén Burgos.

Las taronja aguantaron el empuje de las vascas en el primer cuarto, las visitantes dominaban por entonces la valoración por 19-27, gracias a los puntos en la pintura, donde anotaron los 18 con los que inició el segundo acto gracias a un gancho final de María Pina (18-19). Esa cadencia, pese a que el Gipuzkoa subió su máxima renta con el 18-21 por medio de Weaver, sirvió a las locales para, tras cerrar el rebote y comenzar a correr, poner las primeras distancias en el marcador, gracias a un parcial de 14-3, donde todos los tiros de campo anotados seguían siendo hasta ese momento en las tablas de color intenso (32-24). El Valencia Basket mantuvo su máxima ventaja hasta el descanso al que se llegó, curiosamente, con la única canasta local de la primera parte, de Garí, anotada fuera de la pintura (34-24). Por entonces, el peligro del Gipuzkoa ya estaba detectado. Weaver, Sarr y Brkic habían anotado 28 de sus 30 puntos.

Pese a que el tercer cuarto comenzó con una canasta de Westbeld (38-32) y Sarr bajó la renta a cuatro (40-36), el Valencia Basket ajustó su defensa para comenzar el despegue definitivo. Un parcial fulminante de 15-5 hasta el inicio del último periodo (55-41) enseñó la casilla de salida al Gipuzkoa. Un canasta de Pina y otra de Abalde, que acto seguido forzó con su defensa una pérdida de balón (63-43) selló la victoria taronja para deleite de los 3.000 espectadores que asistieron a la Fonteta. Una afición, también, consolidada.