El Avenida impone su pegada

Eldebrink lanza a canasta. / perfumerías avenida
Eldebrink lanza a canasta. / perfumerías avenida

El Valencia Basket salda el peaje de su primera semifinal de la Liga Dia en Salamanca | Las taronja dan muestras de su potencial en un partido donde lo único que sobró fue un doble rasero arbitral que desesperó a Burgos

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

El Valencia Basket se merece que la Fonteta se llene el jueves en el segundo partido de la semifinal de la Liga Dia. Ese sería el mensaje más contundente de la masa social taronja a todos, Perfumerías Avenida incluido, del nuevo tiempo que se viene. Deportivamente hablando, el Salamanca está muchos peldaños por encima de las taronja. Algo lógico si comparamos a un recién ascendido, por muy bonito que sea el envoltorio del caramelo, y al dominador del baloncesto español desde que desapareció el Ros Casares en 2012. El conjunto charro golpeó primero, como lo hizo el Girona ante el Cadi La Seu, imponiendo la lógica en Wuzburg y subiendo a 19 su racha de victorias consecutivas en la Liga Dia.

Las valencianas saltaron sin complejos a la pista (5-10), la mejor forma de que no afectara la presión ante el primer partido de la historia del club en una semifinal de la Liga Dia. Tan sueltas estaban las jugadoras de Burgos disfrutando del momento que flotaron por el parquet para anotar los primeros nueve tiros, con siete asistencias tres de ellas de Anna Gómez, y forzar un tiempo muerto de Miguel Ángel Ortega (15-18). El Avenida necesitó de la mejor versión de una de las mejores bases de la historia del baloncesto español, Silvia Domínguez anotó 10 puntos en el primer cuarto, para que su rival no se escapara al final del periodo inicial. El 19-20 pasará a la breve historia de las taronja como otro pequeño episodio de lo que se quiere conseguir a corto plazo.

El conjunto charro saltó al segundo cuarto a morder y el Valencia Basket igualó ese listón de dureza. El problema en ese segmento de partido, desde el 19-22, es que el rasero fue distinto en ambas zonas. El habitual peaje de las 'novatas' coincidió con la mejor racha de acierto de las locales en la primera mitad, que se hicieron con el mando del encuentro gracias a un parcial de 9-0 (28-22). El Valencia Basket logró parar la herida antes del descanso, al que se llegó con un 37-33 que seguía abriendo de par en par la opción taronja de soñar con la machada.

El Avenida, como equipo grande que es, sabía que no podía dejar pasar la oportunidad de abrir la brecha definitiva. El 12-1, con la estrella de la WNBA Loyd como estilete, fue definitivo (49-34). El partido ya no necesitaba que las dos maneras de mirar las faltas siguieran activadas. Tan alto llegó el listón que hizo explotar a Rubén Burgos, incapaz de contener la rabia. Si algo necesita el baloncesto femenino español es que el público perciba que hay pelea. Los rodillos ya demostraron antaño que no valen nada más que para engordar el ego del grande de turno. El espectacular partido que se presentó ayer en el primer cuarto no merecía ese trato de tan bajo nivel.

Con el partido roto, el Avenida sacó su colmillo de Euroliga. La pegada de las charras es espectacular, con el viento a favor es un equipo imparable en España. El tercer cuarto se cerró con la máxima renta hasta entonces (64-44) elevando el parcial en los últimos 27 minutos a un inapelable 59-34.

El último periodo resultó un trámite donde, curiosamente, las faltas se igualaron. Demasiado tarde para la emoción de un encuentro donde el Valencia Basket tan sólo tenía como objetivo que la tormenta dejara de caer. El Avenida llegó a poner un +28 con un triple de Eldebrink (76-48) y la diferencia final fue de +23 (80-57). «Ha sido un partido duro y de playoff, como esperábamos, ante un equipo que defiende agresivo. Nuestras pérdidas bajo su presión han sido determinantes. Lo hemos dado todo en la pista y vamos a buscar nuestras fortalezas en casa», sentenció Burgos tras el partido. ¿Y si llenamos la Fonteta?.