Dos amigos en busca de una Copa

Dos amigos en busca de una Copa

Los capitanes del Valencia Basket quieren en Madrid el único trofeo nacional que falta en su palmarés

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. Rafa Martínez (Santpedor, 1982) y Bojan Dubljevic (Niksic, 1991) son dos amigos y residentes en Valencia. Para más señas, primer y segundo capitán del Valencia Basket que el jueves encarará su vigésima participación en una Copa del Rey. Los dos jugadores están empeñados en batir todas las marcas de la entidad y el torneo del K.O. no iba a ser una excepción. Sumando las ediciones que han disputado ambos defendiendo la camiseta taronja el dígito se elevará a 17 en el WiZinc Center de Madrid (10 para el español y 7 para el montenegrino). En ese caudal han vivido de todo, desde victorias épicas a batacazos sonoros. Si algo les une es el deseo, casi mutado en obsesión deportiva, de ganar una Copa del Rey. Es la joya de la corona que le falta a su palmarés nacional con el Valencia Basket. Con el contador de la edad imparable, Martínez cumplirá 37 años el 3 de marzo, nunca se sabe si están ante la última oportunidad.

«No creo que va a ser su último año en Valencia», sentencia Bojan sobre Rafa para abrir fuego, mientras mira de reojo el trofeo conquistado por el entonces Pamesa en 1998, «pero es verdad que nunca sabes lo que puede pasar», matiza antes de reconocer el objetivo compartido: «Los dos tenemos un sueño que es ganar la Copa del Rey y sigo creyendo en él. Ojalá que la podamos ganar y levantarla el domingo como capitanes».

Todo aquel que conoce al escolta de Santpedor sabe que le gusta vivir en calma, sin pensar más allá del día a día. No le ha ido mal con esa mentalidad desde que llegó a la Fonteta en el verano de 2008. «No pienso si puede ser mi última Copa lo que sí que pienso es a ver si la liamos. Nosotros vamos a ir pensando que hemos tenido momentos muy buenos en los últimos meses y nos agarramos a eso. Tenemos una plantilla larga y podemos rotar para contrarrestar su físico», sentencia antes de mandar un mensaje muy claro sobre el rival del jueves en los cuartos de final: «La presión es para el Barça. Son primeros de la Liga Regular y es un equipo creado exclusivamente para ganar títulos. Tienen que pasar sí o sí porque quedar eliminados en cuartos sería un fracaso para ellos, por presupuesto y expectativas».

El de Sampedor considera que el montenegrino es el mejor extranjero de la historia del club El pívot elogia la figura del catalán: «Es un ejemplo para todo el que empiece a jugar a baloncesto»

Dubljevic se suma al razonamiento, trasladando el extra de presión al equipo de Pesic: «El Barcelona es uno de los mejores equipos de Europa y es el favorito no sólo para ganar este partido sino para ganar el título». El aspecto mental es una de las claves de un torneo tan corto y tan duro como el que arranca el jueves en Madrid. Ese favoritismo, lógico si miramos que el Barça llega a la cita líder de la ACB con un balance de 17-3 y el Valencia Basket sexto con otro de 12-8, se puede volver en contra del más grande si el partido sale igualado. Los taronja tienen experiencias muy cercanas, en Las Palmas 2018 frente al Iberostar y en A Coruña 2016 contra el Gran Canaria. Una cita donde Pedro Martínez bromeó con Aíto García Reneses, al que tildó de 'bruja Lola', puesto que el madrileño trasladó toda la presión a los valencianos para ganar el torneo en tierras gallegas.

Una vez tenido en cuenta que el Barça Lassa llega como favorito, lo que sí que tienen claro los dos capitanes del Valencia Basket es que por supuesto que tienen opciones de tumbar a los de Pesic. «Tenemos que jugar nuestro partido, disfrutar con la afición y darlo todo para intentar ganar. Si algo he aprendido todos estos años es que la Copa es un torneo especial. La única opción para equilibrar su potencial físico es hacer una buena defensa y jugar como equipo. Si luchamos, ponemos el cien por cien en la pista y jugamos como lo hemos hecho en los últimos tres meses tenemos oportunidades de ganar», apunta el montenegrino. El catalán asiente y amplía el enfoque: «Está claro que hay dos equipos, Barça y Real Madrid, que están por encima por historia y presupuesto y luego los demás vamos a ver si podemos rascar algo. Nosotros demostramos en 2017 que se puede conseguir una gesta como es ganar la Liga Endesa al Real Madrid. De la ilusión se vive y tenemos que ir esta edición de la Copa con mucha ilusión para intentar ganar el primer partido al Barcelona».

La espina de 2017

Si hay un recuerdo amargo que une a Rafa Martínez y Bojan Dubljevic, si hablamos en clave Copa del Rey, es lo ocurrido en Vitoria en febrero de 2017. El Real Madrid, que nunca debió jugar aquel encuentro teniendo en cuenta el famoso campo atrás de la última jugada del partido de cuartos frente al MoraBanc Andorra, se impuso 97-95 en una de las mejores finales que se recuerdan del torneo. Tan cerca lo tuvieron los taronja que el disgusto fue enorme. A Dubljevic, por ejemplo, le costó la mayor depresión deportiva de su etapa en España: «No voy a olvidar en mi vida ese partido. Lo pasé muy mal los siguientes días. La gente no sabe que cuando pierdes un partido de esa forma lo peor es para los jugadores y después de aquella final lo pasé muy mal». El genio de Niksic no guarda rencor por la última jugada, donde Taylor cometió sobre él una clara falta antideportiva que no se pitó: «Nunca hablo de los árbitros y no me gusta protestarles porque no puedes cambiar lo que han pitado y hay que respetar su trabajo. Ellos ven las jugadas mejor que nosotros, hay que pasar página».

«Recoger el trofeo de subcampeón es un momento amargo», reconoce Martínez, que ha tenido que pasar por ese trance en dos ocasiones en una Copa del Rey, «porque aunque es verdad que no todo el mundo llega a las finales siempre que quedas segundo es inevitable pensar que te ha faltado muy poco para conseguir un título. Eso sí, aquella final de 2017 fue un partidazo y la pudimos ganar los dos. Se decidió por detalles y se decantó la balanza para ellos. Fue un gran partido de baloncesto».

Entrando de lleno en la cita frente el Barcelona del jueves a las 21.30 en el WiZink Center, el capitán taronja tiene claro que las dos derrotas consecutivas en la ACB deben servir de acicate: «En los vestuarios que están vivos siempre que se pierde hay una reacción de rabia en el siguiente entrenamiento. Lo volví a notar tras caer contra el Obradoiro. Cuando el equipo tiene espíritu, y nosotros lo tenemos, se nota esa rabia». Bojan asiente y plasma la unión de la plantilla: «La temporada es muy larga, ahora estamos en un momento bajo pero no estoy preocupado porque creo en este equipo y en los entrenadores. Es mejor perder el último partido de la ACB que el primero de la Copa».

Una de las claves en un torneo que te obliga a ganar tres partidos en cuatro días es la profundidad de la plantilla. Dubljevic considera que en ese aspecto el equipo ha mejorado con respecto a otros años: «Los equipos que tienen el banquillo más grande tienen más opciones en la Copa. Este año estamos mucho mejor porque no estamos teniendo tantas lesiones y creo que tenemos el banquillo más largo de los últimos años». Su compañero aprovecha para mandar un mensaje en caso de que el Valencia Basket supere al Barça en cuartos: «Si ocurre no hay que celebrar nada. Quedarían dos peldaños. Ojalá pase y tengamos una semifinal por delante pero el mensaje tendría que ser de calma. Nunca pienso en posibles rivales, prefiero ganar y quien toque da igual, para ganar la Copa tienes que ganar a los mejores, no puedes elegir».

Una de las frases que marcó el título de Liga de 2017 fue aquel «me llamaron loco» de Dubljevic, en referencia a una entrevista en LAS PROVINCIAS antes de comenzar aquella temporada donde expresó su deseo de ganar el título de la ACB. El montenegrino repite para la Copa: «Es una locura pero ¿Por qué no? Este año no somos favoritos ni para ganar el primer partido pero nadie nos puede quitar el sueño de ganar la Copa. Con esa mentalidad vamos a ir a Madrid para dar el máximo».

El montenegrino, antes de levantarse y dejar que la Copa del 98 vuelva a su vitrina, admite que esta temporada se siente mejor «porque el año pasado jugué con una lesión y tenía muchas molestias. No podía ni entrenar. Este año estoy mucho mejor, sólo tuve una pequeña lesión en el tobillo pero me siento bien físicamente». Cuando se le pregunta que defina la importancia de Rafa Martínez en el club, se pone serio: «Es un ejemplo como persona, como capitán y jugador. Todo el mundo tiene que saber lo importante que es para el equipo, es un ejemplo para todos lo que empiecen a jugar a baloncesto». «Eso lo dice porque es mi amigo», bromea el de Santpedor, que también tiene claro que 'Dubi' es un símbolo del club: «Es el mejor extranjero de la historia del Valencia Basket, estará aquí el tiempo que quiera. Tiene el reto de hacer del club lo más grande posible y darlo todo por estos colores. Se ha identificado con la ciudad, con el vestuario y con la gente del club. Es una persona agradecida». Los dos amigos lo darán todo por esta Copa.

 

Fotos

Vídeos