4.700 en la grada y homenaje al Claret

El Picken Claret de la Liga Femenina 2 saltó al centro de la pista de la Fonteta. / miguel ángel polo
El Picken Claret de la Liga Femenina 2 saltó al centro de la pista de la Fonteta. / miguel ángel polo

Anna Gómez ofrece a la grada el Trofeo al Esfuerzo en un partido que no se quisieron perder Vukovic, Abalde, Ponsarnau o Rigaudeau La Fonteta registra la mejor entrada del curso pese a la coincidencia con el derbi

J. C. VILLENA VALENCIA.

La estadística del partido cifró en 4.700 la asistencia en la Fonteta para el primer partido de la historia del Valencia Basket como local en un playoff de la Liga Dia. El dato superó el récord en el estreno en la máxima categoría, 4.100 frente al Mann Filter, y si por un casual es el último partido del curso en el pabellón conviene recordar que el Ros Casares en su máxima brillantez no metía esa cantidad de público en una primera ronda de las eliminatorias por el título. La cosas en perspectiva siempre se valoran mejor. «Gracias por elegir nuestro deporte». Esa fue la original forma del speaker de agradecer tan alta asistencia teniendo en cuenta que el partido coincidía con el derbi de Mestalla.

Más allá del resultado, una frustración deportiva para todos los presentes, conviene resaltar varios homenajes. El primero, el de Anna Gómez que ofreció el Trofeo al Esfuerzo, entregado por Vicente Solá y Arantxa Roig, a la causante del mismo, la afición con sus votos. El segundo fue un guiño deportivo de primer nivel, puesto que el Valencia Basket quiso rendir tributo al único representante del basket valenciano en la Liga Femenina 2, el Picken Claret, que acabó en séptima posición la temporada. Con los dos clubes con un pique sano en el trabajo de cantera es bueno plasmar el detalle para que cunda en el resto del baloncesto español. El primero en aplaudir a las claretianas fue el mecenas taronja Juan Roig.

La cita no se la quiso perder nadie. Desde el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, pasando por Miki Vukovic, Jaume Ponsarnau, Alberto Abalde, Antoine Rigaudeau o Manuel Llorente. «Los picos de ilusión y deseo también tienen bajones», así definió Rubén Burgos una de las claves de la derrota antes de sacar la uñas por sus jugadoras: «Ni siquiera perdiendo el miércoles sería una derrota dura. Es nuestro primer año en la Liga y no creo que estar 1-1 en una serie contra un equipo de Eurocup sea duro. No quiero que nadie piense que esto es un fracaso, este equipo se ha ganado el derecho de que se confíe en él y queda un partido de la serie». La última parte es la clave. La eliminatoria no está cerrada.