La Euroliga no contempla ceder a la FIBA el control de la segunda competición europea

El secretario general de la FIBA Patrick Baumann (segundo por la derecha), en la firma con Realice. :: fiba/
El secretario general de la FIBA Patrick Baumann (segundo por la derecha), en la firma con Realice. :: fiba

El Valencia Basket toma nota en Munich del modelo de la Champions que quiere seducir a España con dos plazas directas y otra de previa

JUAN CARLOS VILLENA

El pulso entre la Euroliga y la FIBA por el control de las competiciones europeas a partir de la próxima temporada vivió ayer otro capítulo, de los muchos que aún quedan por escribir en esta historia, en Munich. El organismo federativo europeo reunió en Alemania a un nutrido grupo de clubes, entre los que se encontraba el Valencia Basket representado por su director general Paco Raga, para exponerles el modelo de la Champions que siguen dispuestos a impulsar a partir del próximo otoño. La intención de Patrick Baumann, su secretario general, sigue siendo bautizar la nueva competición el 21 de marzo en París contando por entonces con los apoyos necesarios para garantizar un torneo con 32 equipos que tenga un nivel necesario para desbancar, al menos, a la Eurocup como la segunda gran competición europea en rango de nivel. Ahí reside la gran batalla a día de hoy.

La Euroliga recela de los movimientos de la FIBA, entendiendo que todo ha sido una reacción al anuncio del organismo presidido por Jordi Bertomeu el 11 de noviembre de la remodelación de sus sistemas de competición, con una Euroliga de 16 equipos donde 11 ya tienen su acceso garantizado para la próxima década y una Eurocup de 24 con un mayor reparto económico ya que contará con el paraguas del contrato de IMG. Dos semanas después de ese anuncio, aprovechando el descontento de los clubes más potentes que se quedaron fuera del modelo directo como es el caso del Valencia Basket, la FIBA anunció su competición de 32 equipos.

Con los clubes más potentes del continente atados al contrato con la Euroliga, el caladero de equipos para hacer de la Champions un torneo de nivel es el mismo que actualmente disputan, equipo arriba equipo abajo, la Eurocup. Ahí está el verdadero pulso. Fuentes oficiales de la Euroliga aseguraron ayer a LAS PROVINCIAS que no están dispuestos a ceder el control de la segunda competición europea a cambio de un 'alto el fuego'. Lo que todo el mundo tiene claro, y es por ello que los clubes están receptivos a escuchar a las dos partes, es no hay mercado suficiente para sostener dos competiciones con 56 equipos en total (sumando los de la Champions en curso y los de la Eurocup) con un nivel suficiente como para atraer el interés del aficionado y de los patrocinadores. La lógica invita a pensar que uno de los lados de la cuerda se romperá, o el objetivo de la FIBA de crear una competición fuerte o el actual formato de la Eurocup.

El equipo de trabajo de Baumann está centrado en cerrar una lista de equipos de primer nivel para poder plantar un pulso real a la Euroliga. El escenario es mucho más complicado de lo que el aficionado pueda pensar. La FIBA anunció hace varias semanas que cuenta con el apoyo de los equipos franceses, italianos o turcos, pero hay varios matices en esa afirmación. Las ligas de los dos primeros países aún no han comunicado de forma pública su decisión y en el caso de Turquía el acuerdo se antoja mucho más cómodo puesto que en país otomano la competición doméstica la organiza la federación y su presidente, Turgay Demirel, es una de las manos derechas del propio Baumann dentro de FIBA Europa. Un juego de tronos en toda regla pero en versión baloncesto.

Los equipos presentes en la reunión convocada en Munich conocieron de primera mano el sistema de competición de esa nueva Champions, que daría comienzo el 20 de octubre y que decidiría su campeón en una Final Four que se disputaría del 28 al 30 de abril de 2017. En el borrador inicial, al que ha tenido acceso este periódico, la ACB estaría entre las ligas con tres plazas a su disposición, dos directas de donde saldrán 24 equipos y una para la fase de clasificación de donde se clasificarán los 8 restantes. La previsión del cuadro es muy ambiciosa, puesto que la FIBA da por sentado que va a convencer a los equipos españoles, turcos, italianos, franceses, alemanes y rusos.

El ente federativo quiso demostrar a los clubes presentes en la reunión en Alemania que la organización ha demostrado en las últimas semanas que va a contar con grandes recursos económicos para sus competiciones en los próximos años. El pasado viernes se presentó en Londres un acuerdo entre la FIBA y Realice para la explotación de los derechos televisivos de los eventos de selecciones entre 2017 y 2033 por 500 millones de euros. Algo que confirman las famosas 'ventanas de competición' de las selecciones a mitad de temporada y que es uno de los grandes dolores de cabeza, tal y como confirmó el presidente de la ACB Francisco Roca en una entrevista a LAS PROVINCIAS, para las ligas nacionales a partir del próximo curso.

La Liga ha convocado hoy en la sede de Barcelona a sus socios para poner encima de la mesa los dos modelos de competición y avanzar en la postura que la ACB va a tomar con respecto al nuevo mapa europeo. La intención de la patronal sigue siendo que todos los equipos compartan una opinión unitaria, puesto que sería muy poco entendible por parte del aficionado que, dentro de los equipos sin licencia para la Euroliga, un bloque luchara por entrar en la previa de la competición ideada por Bertomeu y otro por las plazas de acceso a la diseñada por Baumann. Sería un final surrealista para un conflicto que sigue abierto.

 

Fotos

Vídeos