El fichaje de Guillem Vives abre la renovación a Lishchuk

El fichaje de Guillem Vives abre la renovación a Lishchuk

El Valencia Basket ficha al mejor joven de la ACB por tres temporadas y le ofrecerá la continuidad al ucraniano al tener completos los cupos

JUAN CARLOS VILLENA

valencia. El Valencia Basket movió ayer una pieza importante dentro del tablero del mercado de verano, y contrató por tres temporadas a Guillem Vives. El declarado mejor jugador joven de la pasada Liga Endesa llega a la Fonteta con 21 años y con un contrato de tres temporadas. La cláusula de rescisión del base en el Joventut era de 300.000 euros, aunque fuentes oficiales del club taronja indicaron a este periódico que el traspaso se cerró tras un acuerdo con la penya. No es un secreto que el Valencia Basket intentó el fichaje de Satoransky, adelantándose en la carrera a Unicaja y Laboral Kutxa, pero la oferta final del FC Barcelona dejó a Perasovic sin el checo. La 'operación Vives' se activó al instante, puesto que era un jugador que también estaba en la agenda del club desde el pasado verano. Con su llegada, además, el club completa los cupos de formación. Al menos si el CSD cumple con su promesa de ratificar el acuerdo de cuatro 'cupos' en una plantilla de doce jugadores.

El fichaje de Vives cierra las opciones de continuidad de Triguero y abre las de Lishchuk. El club ofrecerá al ucraniano la renovación, una noticia que confirmó ayer el director general Paco Raga en Gestiona Radio: «Vamos a intentar retener a Lishchuk, que es una pieza importante para el equipo. Es un jugador de club al cien por cien y el éxito de la temporada ha sido que en el vestuario habían once amigos. Y eso se notó en el campo».

La operación con Lishchuk tiene todos los visos de firmarse en cuanto la entidad le ponga en la mesa esa oferta, puesto que el ucraniano ya ha demostrado su compromiso con el taronja. El deseo del club es cerrar el juego interior con Harangody, tal y como confirmó el propio Raga: «Estamos muy cerca de llegar a un acuerdo con él. Es un jugador polivalente, con buena mano y que nos va a ayudar en el rebote. Se ha dado cuenta de que todos los jugadores que llegan a la Fonteta crecen». El director general también desveló que a Perasovic «no le gustó» cuando le anunció que Mulero se convertía en nuevo director deportivo pero que lo asumió: «Tiene un pronto que conocemos, pero cuando le razonas las cosas las entiende».

La guinda de la plantilla será la contratación del séptimo exterior. Y ahí el Valencia Basket no tiene prisa porque quiere analizar todas las posibilidades. Se busca un perfil eminentemente anotador y el club no descarta ninguna de las tres variantes; un base puro, un 'combo guard' que también pueda jugar de dos o un escolta puro.