Ensayo de cara al playoff

El conjunto taronja apura las opciones de ser segundo y busca igualar su mejor marca de victorias consecutivas en ACB, las doce de 1999

JUAN CARLOS VILLENA TENERIFE.

El Valencia Basket comienza hoy en Tenerife (21.30 horas, 107.5 FM), la preparación de un playoff que el club quiere encarar con la máxima ambición de su historia. No hay que olvidar que Juan Roig fue el primero en señalar el objetivo del doblete en las celebraciones de la Eurocup. Con tres partidos de liga regular en diez días (el de hoy es el aplazado por la final de Kazán), y el segundo puesto ya asegurado, sería temerario no bajar el pistón. Porque en el seno del club de la Fonteta son conscientes de que ese error ha lastrado en el pasado la mayoría de las decepciones en primera ronda. Pero bajar el pistón no significa dejar de competir.

Al contrario, el mejor entrenamiento de cara a las eliminatorias por el título será buscar las tres últimas victorias en la regular, que de paso cerraría una marca de ensueño muy complicada de batir en el futuro. El equipo ya lo demostró el domingo, donde se negó a 'dejarse ir' para llegar a tierras canarias con un balance de 28-3 (de ganar hoy todavía soñaría con la primera plaza matemática, aunque para ello necesitaría un pinchazo del Real Madrid en casa ante el Guipúzcoa y que perdiera en la última jornada ante el Unicaja en Málaga).

La expedición taronja voló ayer en dirección a las Islas Canarias sin Pau Ribas, Triguero y Doellman. La baja del catalán, por su esguince de tobillo, hubiera sido obligada aunque el partido de hoy en el Santiago Martín hubiese sido a vida o muerte. El pívot valenciano se queda en casa para recuperarse de forma definitiva de su dolor en la rodilla. Y el MVP de la Liga Endesa tenía dos buenos motivos para no volar a Tenerife; el cansancio acumulado y su paternidad. Antes de saber que su segundo hijo nacería en la semana del viaje a las islas, el cuerpo técnico ya estudiaba dar descanso a alguno de los jugadores más cargados de minutos. Y el nacimiento de Brayden Joseph, un valenciano más a todos los efectos, fue el argumento definitivo para elegir al americano para disfrutar de ese descanso. Buen gesto de Perasovic.

Ayer por la tarde, el Valencia Basket tramitó la baja de Doellman para la jornada para dar de alta a Lishchuk. El encuentro de esta noche en La Laguna será un test importante para conocer el estado en el que el ucraniano afrontará el tramo decisivo de la temporada ACB. Lavrinovic, para eso llegó a la Fonteta, también será pieza fundamental para enfrentarse al conjunto tinerfeño.

El que sí que viajó es Oliver Lafayette, que fue baja frente al Cajasol el domingo al arrastrar un golpe en la rodilla de los días previos a viajar a Kazán. Los fisioterapeutas del club taronja permitieron al americano disputar la vuelta de la final de la Eurocup. El base, por cierto, sigue tramitando su pasaporte croata, noticia que publicó el portal 'Encestando' y que ha podido confirmar este periódico. De conseguirlo subiría su caché en el mercado al convertirse en comunitario y, por ende, la oferta que el Valencia Basket le tendría que poner encima de la mesa para conseguir su renovación. La rotación taronja será completada hoy por Larry Abia y Pablo Pérez.

La gran motivación para los hombres de Perasovic está fechada en 1999. Porque desde entonces ninguna plantilla del club ha igualado las doce victorias consecutivas con las que comenzó la temporada aquel Pamesa de Vukovic. Las once actuales -el equipo no pierde en ACB desde la derrota en Zaragoza-, permiten al actual vestuario no sólo optar a igualar ese histórico registro sino a superarlo el próximo domingo en la Fonteta frente a La Bruixa D'Or. El Iberostar Tenerife llega al partido con los deberes cumplidos y la próxima temporada disputará su tercera campaña consecutiva en la Liga Endesa.

El conjunto canario, donde está destacando el rendimiento del base valenciano Carles Biviá, no ha podido repetir su espectacular primer vuelta que le permitió disputar la Copa del Rey de Málaga, donde se enfrentaron en los cuartos de final al FC Barcelona. A esa cita ya llegaron sin Blagota Sekulic, que entonces estaba siendo la gran sensación de la temporada. Y la segunda vuelta ha sido una cuesta empinada con una plantilla corta pero que ha cumplido, de forma sobrada, los objetivos del club. El Valencia Basket ha vencido en las tres ocasiones que ha visitado al club que recogió el testigo en ACB del histórico Cajacanarias, al que los taronja vencieron siendo Pamesa en sus visitas en 1989 y 1990.