Rafa Martínez y Sato, objetivos prioritarios para el nuevo proyecto

Sato entra a canasta ante el Novgorod. /
Sato entra a canasta ante el Novgorod.

El Valencia Basket quiere renovar al alero y al capitán antes de que acabe la temporada y tendrá tanteo por Justin Doellman

J. C. VILLENA VALENCIA.

La conquista de la Eurocup, y la seguridad de disputar la próxima Euroliga tras el título, es un soplo de aire fresco para el vestuario pero obliga al Valencia Basket a adelantar los plazos para la configuración de la plantilla de la próxima temporada. Puesto que el deseo del club es intentar mantener el mayor número de jugadores del actual roster al mismo tiempo que los puntales del equipo son del agrado de varios grandes equipos. Las renovaciones de Romain Sato y Rafa Martínez son las dos primeras operaciones que Toni Muedra, con el visto bueno de Perasovic, quiere atar antes de que acabe la temporada.

El club es optimista con el alero. Porque las opciones de continuidad del africano, un referente para el vestuario y la afición por su sacrificio, han crecido en las últimas semanas. Y no tan sólo por el título. El jugador tenía dudas de continuar porque no tenía claro que su físico, pese a ser un portento, pudiera aguantar otra temporada de día a día exigente como el que marca Perasovic. Pero a estas alturas de la temporada, y viendo su respuesta es pista, Sato valorará la opción de renovar por Valencia Basket. Aunque ese contrato tendrá que subir varias decenas de miles de euros, puesto que el jugador llegó a la Fonteta por menos de la tercera parte de lo que cobraba en Turquía. La propuesta que prepara el club es de un año más otro opcional.

Con Rafa Martínez el Valencia Basket no quiere repetir culebrones del pasado. En el club entienden que esta ocasión el FC Barcelona no repetirá interés por el escolta, que le llenó la cabeza de dudas veranos atrás, y que el jugador aceptará el año de renovación que ya tiene encima de la mesa para ser el capitán del equipo en la próxima Euroliga.

El tercer punto caliente es Justin Doellman. Aunque las cartas de esa baraja están muy marcadas. El agente del jugador, Misko Raznatovic, avanzó en una entrevista a este periódico en la Copa del Rey de Málaga que la salida del jugador era segura «a un 90%». Y ese diez restante tan sólo se realizaría si el Valencia Basket iguala el salario que al jugador le ofrecen los grandes de Europa (FC Barcelona, Real Madrid, Efes Pilsen y CSKA han llamado a su puerta). En el club valenciano tienen la impresión de que después de la Final Four de Milán la agencia del jugador les comunicará la mejor oferta que tiene el jugador. Dando la posibilidad al club valenciano de un tanteo no escrito en ningún contrato pero que entienden que es justo ofrecer. La cláusula de Doellman, inferior a 100.000 dólares, le abre la puerta a un contrato por encima de un millón de euros. El club, salvo autorización de Juan Roig, no tiene previsto romper el tope salarial.

Satoransky, en el plan B

En el tercer escalón de las prioridades, cuando se despejen esas primeras tres incógnitas, se encuentran los casos de Lafayette y Lishchuk. El club quiere renovar al base, pero el americano ya ha comunicado que no se sentará a negociar hasta que acabe la temporada. Su rol en el equipo de Euroliga puede ser fundamental para su decisión. Toni Muedra tiene varios nombres en la agenda como Plan B, Satoransky es uno de ellos. El rendimiento físico del ucraniano será fundamental para la decisión a tomar con Lishchuk. Su situación es inversamente proporcional a la de Lafayette, si por él fuera firmaría la renovación mañana. El club quiere esperar a que acabe la campaña, pero si no hay más contratiempos físicos la continuidad del segundo capitán es del agrado de todos. En la hoja de ruta del Valencia Basket se cuenta el resto de jugadores con contrato para la próxima temporada (Van Rossom, Pau Ribas, Lucic, Aguilar y Dubljevic). Las otras dos operaciones pendientes son decidir si se ofrece la renovación a Triguero (tiene muchas opciones) y Lavrinovic (cuya ficha podría utilizarse para incorporar a un refuerzo extra que compensara la posible salida de Doellman).

El americano fue nombrado el mejor jugador de la pasada jornada y entró en el quinteto ideal. Además, según informa Efe, el Valencia Basket igualará su mejor racha histórica de victorias en la Liga ACB si el pasado mañana vence en la pista del Iberostar Tenerife en el partido aplazado correspondiente a la jornada 31 de la Liga Endesa. El equipo valenciano suma ya once triunfos consecutivos y está a una sola victoria de igualar su mejor racha, que está a punto de cumplir quince años. En la temporada 1999-2000, el conjunto dirigido por Miki Vukovic, protagonizó un arranque liguero perfecto que le llevó a ganar doce encuentros consecutivos.