Masters 1000 de Canadá

Nadal da un baño a Pella

Nadal, durante el partido. /Afp
Nadal, durante el partido. / Afp

El cuatro veces campeón del torneo vive una jornada más tranquila en la meteorología y mucho más fresca en el juego para meterse en cuartos de final

ENRIC GARDINERMADRID

Nunca fue un incordio Guido Pella para Rafael Nadal. El argentino se había llevado tres severos correctivos en sus tres pasados enfrentamientos y poco hacía indicar que sobre el cemento de Montreal la película fuese a cambiar.

Nadal llegaba a estos octavos de final después de una jornada convulsa marcada por un incómodo Daniel Evans y una climatología molesta con varios parones por la lluvia, pero vivió ante Pella un encuentro pacífico que apenas dejó muescas en su juego y que le permite avanzar a cuartos con suficiencia y superioridad.

Su triunfo ante Pella (6-3 y 6-4) además supone que desempata con Roger Federer y se convierte en el tenista con mayor número de triunfos en Masters 1.000 con 379, por 378 del helvético y 345 de Novak Djokovic. Ni el suizo ni el serbio participan en el torneo de Canadá y reservarán sus fuerzas para Cincinnati por lo que el balear puede seguir distanciándose.

Mientras tanto, Nadal sigue en la búsqueda de unas semifinales que le permitan retener el número dos del mundo, ya que de no hacerlo Federer le superaría, y de conseguir su quinto entorchado en el país norteamericano.

En su camino hacia la gloria, su último bache fue Guido Pella, flamante cuartofinalista en el pasado torneo de Wimbledon y jugador que se adapta muy bien al juego del español, siendo un tenista criado en el polvo de ladrillo y amante del juego de fondo. La reciente mejoría del de Bahía Blanca (Argentina) en canchas duras no le es suficiente para competirle a Nadal, que además tiene un gran registro contra zurdos.

En toda su carrera, ha ganado 108 y perdido solo 16 encuentros contra jugadores que, como él, empuñan la raqueta en la mano izquierda. Además, su última derrota ante un zurdo data de 2017, precisamente en este torneo, ante la joven promesa Denis Shapovalov.

Y Pella, pese a que le sobra carácter, no iba a ser quien rompiese tan triunfal racha de diez encuentros -de los cuales Pella ha sido la víctima en tres-. El sudamericano se encontró con un 'break' en contra en el segundo juego del partido y fue a remolque siempre, desesperándose con el juez de silla y los jueces de línea y a merced de un Nadal que redujo los errores que mostró ante Evans y continuó añadiendo ritmo a su maleta.

Especialmente incisivo se exhibió en el segundo parcial, tratando de evitar que Pella diese un punto más de agresividad a su juego y, entre él y las ráfagas de viento que azotaron la ciudad canadiense, pudiera causar problemas al número dos del mundo, quien sigue adelante en Montreal sin ceder un solo set, igual que el año pasado.

El rival del manacorense en cuartos de final será el italiano Fabio Fognini, que se deshizo en dos sets del francés Adrian Mannarino. Será el décimo sexto entre ambos, con once victorias para Nadal y cuatro para Fognini, y el segundo del año, después de las semifinales de Montecarlo en las que venció el transalpino.