«Ferrer es una leyenda, una persona humilde y un ejemplo a seguir»

Feliciano López sirve durante el último Master 1.000 de Miami. / efe/jason szenes
Feliciano López sirve durante el último Master 1.000 de Miami. / efe/jason szenes

«Yo creo que Valencia volverá a tener algún día un torneo de primer nivel, es tierra de tenistas», pronostica el jugador toledano Feliciano López

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Feliciano López (Toledo, 1981) forma parte de la generación de oro del tenis español, liderada por Nadal. Una estirpe que lleva semanas despidiendo a uno de los suyos, a David Ferrer, que vivirá el momento más emotivo en casa. Será en la Senior Masters Cup, que acogerá el CT Valencia el 17 y 18 de mayo y que servirá para homenajear al de Xàbia. Se enfrentará al toledano, en uno de los grandes reclamos del evento que también contará con la presencia de Mats Wilander, Albert Costa y Anabel Medina.

-¿Cómo se toma esa jornada que servirá de despedida para Ferrer?

-Será importante para él por celebrarse en Valencia, su casa, pero para mí también supone una gran ilusión compartir ese día con él. Espero que salga todo bien, que la gente acuda y que David se sienta apoyado.

«¿En la final de Copa con el Valencia? ¡Pues claro! Pero no soy anti nada», afirma el tenista, que es madridista

-¿Se dejará ganar?

-(Ríe) ¡No, hombre! Eso tampoco.

-David no merece un homenaje en Valencia...

-¡No! David no merece uno, sino mil homenajes en todos lados. Está teniendo la despedida que merece. En el Master 1.000 de Madrid también se le dedicará una espectacular, acorde a su categoría humana y como jugador. Es un campeón.

-Si tuviera que definirlo brevemente, ¿qué diría de él?

-Pues quizás no ha tenido toda la repercusión que merece entre el gran público porque los amantes del tenis sí reconocen sus éxitos. Haber tenido un gran campeón como Rafa quizás haya podido ocultar lo que ha hecho, pero Ferrer es una leyenda del tenis. Ha sido un jugador con una constancia brutal, ha estado diez años en el top 10, ha conseguido títulos... Aparte ha sido una persona humilde y cercana, que siempre ha dado lo que tenia en la pista. Para los que lo hemos vivido de cerca va a quedar como un ejemplo a seguir.

-¿Ha eclipsado Nadal a una de las mejores generaciones de la historia del tenis español?

-Obviamente, cuando tienes una estrella tan grande, los otros deportistas de su generación pueden pasar un poco más inadvertidos para la prensa. Pero yo creo también que el reconocimiento te llega por otros lados y te hace más competitivo. Ferrer ha sido una estrella del tenis. Quizás mediáticamente no haya tenido la atención que requerían sus resultados, pero también cuesta que el tenis se equipare al fútbol, que acapara todas las portadas. Tampoco podemos culpar a Rafa de nada, ha sido una suerte tenerlo en nuestra generación y ha atraído a muchas empresas que han querido invertir en nuestro deporte.

-Llama la atención que su ídolo sea Patrick Rafter...

-De niño el que más me gustaba era Edberg y luego Rafter porque tenían un estilo de juego parecido, agresivo. Distinto a lo que acostumbrabas ver. Rafter era carismático, me gustaba su forma de ser en pista.

-Ha sido top 12, el tenista español con más participaciones en la Davis, ha ganado tres grand slam como doblista, olímpico... ¿con qué se queda de su carrera?

-Pues mira, el título más bonito, del que mejor recuerdo tengo, es el de Queen's hace dos años. Ya tenía una edad, por el momento en el que llegó y porque era un torneo que siempre había querido ganar. Luego la Davis en Argentina fue muy emotiva para todos nosotros, por lograrla fuera de casa, ante aquel público y por la forma en que se produjo. Pero si hay algo destacable en mi carrera es la regularidad, haber estado casi 20 años en la élite y poder disputar 67 grand slam de forma ininterrumpida. De eso es de lo que me siento más orgulloso.

-¿Cuál es el secreto para no lesionarse o que esos contratiempos lleguen en el mejor momento?

-A veces la suerte es un factor determinante, pero sobre todo, cuidarse mucho. Dar importancia al descanso y a la alimentación. Yo lo he hecho bastante en los últimos 7 u 8 años. Eso me ha servido para alargar mi carrera y sacar buenos resultados más allá de los 30 años.

-No es habitual que en un español la hierba sea su superficie...

-Al final son estilos de juego y el mío se adapta muy bien a esa superficie. Ya lo noté la primera vez que jugué Wimbledon y eso te da más confianza. Por eso ha sido el grand slam donde mejor me ha ido.

-Ahora trabaja para el Master 1.000 de Madrid, que en algún momento hubo rumores de que podía irse de la ciudad. ¿Cómo ve el futuro de los torneos en España?

-Madrid, que es el caso que mejor conozco, ha apostado fuerte por el tenis. Está prácticamente renovado para 10 años y llevamos 17, por lo que hablamos de un evento consolidado. Está claro que los éxitos y la eclosión de Rafa ayudaron muchísimo, pero el torneo de Madrid empezó antes de que él jugara y es un éxito desde el primer día. La gente lo tiene como algo suyo y en Barcelona creo que ocurre lo mismo. Es una suerte poder tener en España dos torneos de gran nivel.

-Lo malo fue que desapareciese el Open de Valencia...

-Sí, porque cuando se celebraba en el club y cuando se trasladó al Ágora y fue un Open 500 era una suerte tener en España tres torneos de nivel. Yo creo que algún día volverá, Valencia es tierra de tenistas.

-De momento en la academia de Ferrero se celebra un challenger y ya se ha deslizado la intención de organizar un 250...

-Bueno, de momento están con el challenger y acaban de empezar. Ya digo que la Comunitat es un sitio muy favorable.

-¿Cómo ve el futuro del tenis español cuando se vaya Nadal?

-Gente buena hay, pero no tanta. Creo que el tenis masculino español va a sufrir un pequeño bache. Hay gente intentando hacer bien las cosas para que en el futuro el tenis español siga recogiendo éxitos. Pero ya digo que posiblemente no haya una generación como esta, pero ni en el tenis, ni en el fútbol o en el baloncesto. Para eso están las federaciones, pero el talento no es algo que se entrene, a veces surge. En España hemos tenido la suerte de contar con tenistas de todo tipo.

-¿Se pone caducidad?

-De momento quería jugar en Madrid este año. Cuando acabe este, veré qué hago el siguiente.

-Es futbolero reconocido y nunca ha escondido su madridismo. ¿Se ha arrepentido alguna vez?

-¿Cómo voy a esconder algo tan simple? Soy como cualquier ser humano, me gusta una cosa y simpatizo con un equipo. El problema lo tiene la gente que se toma el fútbol de una manera equivocada. Yo lo veo como un simple aficionado a un deporte, como un juego, que al final es lo que es. En España y en los países latinos tenemos un problema muy grande en ese sentido y por eso ocurren a veces desgracias.

-En la final de Copa del Rey irá con el Valencia...

-(Carcajada) ¡Hombre, pues claro! ¿Sabes a verdad? No soy anti nada. Por eso admiro la forma que tienen de seguir el deporte en Estados Unidos. Obviamente me gusta que gane el Madrid, discutir con mis amigos y el show del día siguiente, pero ya está. Luego no tengo odio ni al Barça ni al Valencia ni a nadie.