Rusia encuentra su mar en Valencia

Un joven participante, en plena acción. / josé jordán
Un joven participante, en plena acción. / josé jordán

La colaboración entre el Real Club Náutico y el Saint Petersburg Yacht permite el desembarco, la flota más numerosa en la prueba para jóvenes de entre 8 y 15 años Regatistas huyen del hielo y viajan a la ciudad para practicar su deporte en invierno

LOURDES MARTÍ VALENCIA.

La flota del norte de Europa hiberna. Las aguas de ciudades como San Petersburgo se han convertido en hielo. Los amantes del deporte acuático tienen dos opciones: esperar que pasen los gélidos meses o mirar al mapa y desplazarse hacia el sur. Hasta Valencia. El Real Club Náutico de la ciudad quiere convertirse en el mar de Europa en invierno.

La OptiOrange llegó este fin de semana con más de 300 participantes. Una regata para niños y jóvenes de 8 a 15 años que cuadruplicó el número de inscritos que en 2017. El reto es poder llegar a los 2.000. Rafel Chirivella, vicepresidente de la Federación de Vela de la Comunitat Valenciana, está convencido de que atraer a más gente es cuestión de tiempo: «Esta ciudad tiene el mejor campo de regatas del mundo. No se eligió por casualidad para la Copa América de 2007. El viento es fenomenal, constante y la temperatura para navegar es estupenda. Tenemos un potencial muy grande. Se demostró en la 32 y la 33 edición de aquella competición. Valencia se puso en el mapa en 2003 cuando se decidió que iba a ser sede. Fue un gran espaldarazo. Todavía sigue rentabilizándose la inversión aunque fue un gran desembolso». El dirigente también mira de mar hacia adentro: «Ofrecemos todas las garantías posibles que tiene esta Valencia para disfrutar no sólo en la náutica. El casco histórico es una maravilla. Tenemos un potencial muy grande. También es muy importante el apoyo institucional». Chirivella quiso vivir en primera persona la regata en la que participaron jóvenes deportistas de primer nivel de hasta 15 países diferentes. María Perelló, la mallorquina, campeona del mundo de Optimist, David Santacreu, subcampeón de Europa, o Miguel Campos fueron algunos de los representantes nacionales. El cartel de lujo de los extranjeros estuvo encabezado por el equipo de Bélgica que formó parte de los europeos y mundiales; Irlanda, Holanda, Reino Unido, Polonia, Italia y Suiza también estuvieron representados. Pero la flota más numerosa llegó desde Rusia. Este desembarco fue gracias a la colaboración que el RNC tiene con el Saint Petersburg Yacht Club. Su director general, Denis Pilipenko, afirmaba que allí tiene «una larga cola de regatistas que quieren disfrutar de Valencia. El boca a boca funciona muy bien, además de las características de la ciudad y del mar, las instalaciones son maravillosas. Aprovechamos para salir al agua en invierno, algo impensable en nuestro país que ahora está helado», dijo.

También disfrutó viendo competir a la cantera José María 'Nano' Belda, socio número uno del RCN. Tiene 86 años y desde hace 75 forma parte del club cuyo vicepresidente es Manuel Monánchez. «Somos depositarios de un bien que es la sociedad valenciana. Esto no es un patrimonio exclusivo de los socios y lo queremos hacer para toda Europa. Cada vez más los extranjeros dirigen su mirada hacia Valencia», comentó el directivo, quien espera que nadie pase de largo del mar de Europa.

Más