Ximo e Iván, el futuro ha llegado

Ximo. / funpival
Ximo. / funpival

El de Castelló de Rugat jugará mañana los cuartos en casa contra Marrahí y el de Ontinyent se enfrentará el viernes a Moncho en Genovés Los jóvenes pilotaris se hacen un hueco entre los grandes del Individual de raspall

MARI CARMEN MONTESVALENCIA.

En cualquier deporte se persigue la excelencia en el presente de quienes lo practican. Pero si hay algo que no se puede dejar de lado es el cuidado de todos los que vienen por detrás, fijándose el objetivo de estar entre los más grandes. Por suerte para la pilota, el raspall está viendo como en los últimos años se ha dado paso a nuevas hornadas de jugadores, con mucha garra, fuerza e ilusión.

Basta con fijarse en los ocho participantes en los cuartos del Campionat Individual Bankia de raspall y observar cómo dos jóvenes, Iván y Ximo, han conseguido aferrarse a la competición que busca coronar al rey de la modalidad.

Iván, con solo 17 años, espera con ansia que llegue el viernes por dos buenos motivos. Uno, recibir los resultados de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU), cuyas notas le permitirán comenzar el Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Por otra, el gran reto deportivo que le daría acceso a las semifinales del Individual.

Iván estudió a su rival en La Llosa y Ximo admite que jugar en su trinquet es un arma de doble filo

«El año pasado gané el sub-23 y en octavos del absoluto me tocó el gordo al tener que jugar contra Marrahí», bromea el de Ontinyent haciendo referencia al duro rival que tuvo: «Este año encaré con mucha ilusión la previa y cuando llegó la partida contra Seve me centré en disfrutar. Al día siguiente estuve en La Llosa de Ranes para ver la partida entre Moncho y Mario».

Tomó buena nota de cómo jugó el que ahora es su rival en cuartos, Moncho. Los días que quedan hasta el duelo están perfectamente organizados con su preparador para llegar a punto. El trabajo de fondo resulta imprescindible en esta competición. «La partida que jugué contra Seve fue en Dénia, un trinquet muy grande. Al principio tuvimos que medir las fuerzas y dosificarlas. Lo bueno ahora es que paso a jugar en El Genovés, el trinquet más pequeño de todos, y eso puede favorecer a mi saque», comenta.

«A dar la campanada»

Le haría especial ilusión poder jugar contra Moltó: «Él es mi referente en el raspall». Pero para ello tiene que ganar primero al pilotari de Manuel y Moltó hacer lo propio con Punxa mañana en Guadassuar. Es consciente de lo afortunados que son tanto él como Ximo, a quien desea mucha suerte: «A ver si damos la campanada».

Por su parte, a sus 20 años Ximo se enfrentará mañana a Marrahí en Castelló de Rugat, su casa. «Conozco bien el trinquet, probablemente mejor que él porque yo he jugador muchos años aquí, pero sé que puede ponerme nervioso tener a toda mi gente aquí. Trataré de no pensar en eso», desliza.

Ayer estuvo entrenando en Xeraco con Moltó y Josep, apurando las horas previas al choque de mañana. «Ya no me queda tiempo, lo que tenía que hacer ya lo he hecho. Tengo a mi favor haber jugado el sub-23, ya que estoy más rodado por haber hecho unas cuantas partidas mano a mano más los entrenamientos», comenta el jugador, que sabe bien a quien se enfrenta.

«Marrahí es un rival que está muy fuerte, pero haré todo lo que pueda», afirma Ximo sin dejar de lado la importancia de la parte psicológica: «No puedes irte de la partida, sabes que estás jugando contra uno de los mejores, pero tienes que hacer tu partida». Ximo está contento y satisfecho viendo como «el esfuerzo del día a día está dando su resultado y es muy gratificante».