Victoria y Mar son diamantes

Victoria se dispone ayer a raspar durante la final de ayer. / fpv
Victoria se dispone ayer a raspar durante la final de ayer. / fpv

La pareja de Bicorp gana la Lliga de raspall ante Mónica, Anabel y Amparo

MOISÉS RODRÍGUEZ GAVARDA.

El diamante representa el nivel 10 de la escala de dureza. Compuesto por carbono, es tan consistente que sólo puede rayarlo otro diamante. Victoria y Mar fueron ayer diamantes en la final de la Lliga femenina de raspall más mediática -hasta ahora- de la historia. Con un patrocinador relevante como Bankia, con presencia institucional -el director general de Deportes, Josep Miquel Moya- y televisada -aunque sea hoy en diferido- por À Punt, la partida de ayer representa la presencia cada vez más notoria de la mujer en la pilota.

Y en este sentido, nuevamente Victoria y Mar son un par de diamantes. Ya no por la dureza que demostraron ayer para sobreponerse a la inferioridad numérica -se enfrentaron al trío de Mónica, Anabel y Amparo- y al agobiante calor. Las dos jugadoras son diamantes también por su valor, por su condición de máximas figuras de la pujante vertiente femenina de la pilota.

La calle de Gavarda congregó a los incondicionales familiares y amigos, pero también a aficionados de la pilota que quinze a quinze reconocía la labor de las jugadoras. Victoria y Mar acabaron ganando con claridad (40-20) porque la decantaron desde el inicio. «Hemos empezado mal y luego nos ha costado entrar en partida», admitió Mónica. «Al principio no tocaba la pelota, ellas han evitado a la puntera, que es la que está más cerca para acabar los tantos. Luego me he ido atrás y mejor. Sobre todo estoy contenta por haber llegado las tres a esta final», analizaba Amparo.

«De este campeonato me quedo con que el nivel de las chicas está mejorando mucho», afirma Victoria

El trío de Borbotó A ha completado una gran Lliga. Para Anabel, acabó un par de juegos antes por lesión. «Tenía ya el dedo tocado, me ha dado en la punta y he tenido que parar», lamentó.

El dúo de Bicorp tenía la partida minuciosamente estudiada. Como detalle, un familiar les hacía de botillero, aportándoles agua y geles de suplementación tras cada juego. «Planteamos una partida dura por ser contra tres y por el calor, y eso nos ayudaría a tener más fuerzas», señaló Victoria. «La verdad es que no esperaba sumar tan pronto desde el resto, que era la clave porque ellas empezaban sacando. Hemos ido desde el principio a tope y hemos conseguido lo que habíamos planteado», analizó Mar. «De este campeonato me quedo con que el nivel de las chicas está mejorando mucho», afirmó Victoria, que ahora defenderá el título del Individual.

Más

 

Fotos

Vídeos