Vendetta con premio

Punxa golpea la pilota en la partida de ayer. / funpival
Punxa golpea la pilota en la partida de ayer. / funpival

La pareja empieza fuerte, sobrevive a la brutal remontada de Badenes y Ricardet con val para acabar, y termina conquistando el título Lorja conquista junto a Punxa la Lliga 2 de raspall (25-20)

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

La vendetta de Lorja tiene un sabor intenso. De esos agradables, fuertes, con decenas de matices y que quedan para toda la tarde. Después de perder la Lliga de raspall por segundo año consecutivo, deslizó medio resignado medio esperanzado: «A ver si por lo menos ganamos el miércoles y nos aseguramos la Copa». Y lo hizo, derrotando por fin a Ricardet, ante quien ha claudicado en 2018 y 2019, pero al que hizo morder ayer no el polvo, sino las losas del trinquet de Castelló de Rugat.

Punxa y Lorja ganaron a Badenes y Ricardet en una final de Lliga 2 extraña. Quien vea el resultado, 25-20, pero no la partida, puede pensar en una batalla sumamente igualada. Sí, pero al final. Porque el duelo tuvo tres partes diferenciadas: un arranque en tromba de unos, la reacción de los otros y el desenlace digno de la mejor mascletà de la semana fallera.

Así pues, la partida no fue electrizante, pero sí de desgaste. Larga, una batalla psicológica en la que unos y otros tuvieron momentos de estar al borde del precipicio de los que se repusieron. La venganza pudo ser total. El domingo, en Bellreguard, a Lorja le tocó la cruz: junto a Moltó y Josep, salvó el honor al final, en el penúltimo juego de una final de Lliga que iba dirigida a acabar sabatera.

La final de escala i corda será mañana en Vila-real con José Salvador y Nacho contra Fageca y Tomàs II

Punxa y Lorja se pusieron 20-5. Resultado amplio, una partida que parecía tranquila para ellos. Pero no. Badenes y Ricardet recordaron que además de un trofeo, el de la Lliga 2, había en juego un billete para la Copa de después de verano. Caza mayor para pilotaris que no tienen garantizada la presencia en los principales torneos. Reaccionaron y pusieron contra las cuerdas a sus rivales: igualaron a 20, llevando el duelo a un último parcial a vida o muerte.

Badenes y Ricardet lo tuvieron en sus manos. Gozaron de val para acabar. El mitger, para entrar en la historia y firmar un doblete en la primera temporada con Lliga y Lliga 2 paralela. Pero no. Sus contrincantes resistieron, volvieron a igualar y cerraron la partida. Venganza de Lorja y billete para la Copa con su nombre y el de Punxa. Misión cumplida.

La otra Lliga 2, la de escala i corda, se decidirá mañana, desde las 11.30 horas, en Vila-real. Se lo jugarán Fageca y Tomàs II contra José Salvador y Nacho.