Un torneo que gana pretendientes

Un torneo que gana pretendientes

El Individual de las sorpresas refuerza a varios pilotaris como potenciales campeones | Pere y Bueno han abierto la puerta a que un mitger pueda volver a lograr la faixa roja y los jóvenes ya discuten el favoritismo de las tres figuras

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Cuando hace ocho días quedó definitivamente configurada la final del Individual de escala i corda, pudo sonar a más de lo mismo. Puchol II contra Pere Roc II. Podía entrar dentro de lo esperado. Pero no, el cartel de la partida estelar escondía un torneo apasionante, con sorpresas y desenlaces imprevisibles. El campeonato reivindica a varios pilotaris como pretendientes al trono del mano a mano.

Esto en teoría abre una nueva etapa en la pilota sin una clara hegemonía de un manomanista, como ha sucedido de forma sucesiva con Genovés, Sarasol, Álvaro y Soro III en las tres primeras décadas de historia del Individual.

El propio Soro III y Puchol II, los pilotaris en activo con más de un título y, por tanto, más experiencia en la modalidad, han sufrido en sus carnes este torneo de sorpresas. Al escaleter de Massamagrell lo eliminó Álvaro Francés, uno de los jóvenes que ya han llegado para quedarse. El de Petrer demostró tener argumentos para pelear ante cualquiera, del mismo modo que De la Vega estuvo a punto de eliminar a Pere Roc II. El de Almussafes se ha prometido a sí mismo prepararse mejor el torneo en 2019 y admite que quizás le ha faltado este año ese plus para que el puñetazo sobre la mesa fuese aún más sonoro.

Francés y De la Veta son la punta de lanza de una generación pese a sus 'veintipocos' ya osa discutir la condición de favoritos a las tres figuras, esto es, Pere Roc II, Puchol II y Soro III. Dentro de ese abanico de jóvenes pilotaris con proyección habría que incluir sin duda a Giner y otros que han tenido su primera experiencia en el Individual, como es el caso de Álvaro Gimeno o José Salvador. Y entre ellos, Guillermo.

El pilotari de El Puig también pertenece al otro grupo que se ha reivindicado en este Individual: el de los mitgers. Siempre se ha dicho que el mano a mano es un torneo para restos, apostillando que Grau puso la excepción por sus condiciones inusuales en un mediero.

A finales de 2018, dos mitgers han conseguido poner contra las cuerdas a dos de los principales favoritos al Fris Grec. Pere, pese a sus 33 años, no había disputado nunca el mano a mano. Se llevó la sorpresa amarga de no disputar la Copa y aprovechó la preparación para jugar el Individual. Sus inicios como resto motivan que tenga un buen dau y ataque con acierto la caída de escala. Víctor Bueno, trabajador incansable, cuenta con la baza de entrenar junto a Puchol II.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos