De la televisión hacia el trinquet

Iván Esparza golpea una bola de derechas. / FEDERACIÓN DE PILOTA VALENCIANA
Iván Esparza golpea una bola de derechas. / FEDERACIÓN DE PILOTA VALENCIANA

El pilotari de la localidad de Ontinyent logró la plaza para disputar el absoluto tras proclamarse campeón de la competición sub-23 Iván Esparza se convertirá en el participante más joven del Campionat Individual

MARI CARMEN MONTES VALENCIA.

Resulta curiosa la forma en que Iván Esparza se interesó por la pilota y decidió enrollarse las manos y ponerse a aprender la ejecución de los golpes básicos de este deporte. «Empecé a jugar con aproximadamente diez años porque mis padres veían la serie 'L'Alqueria Blanca' y dio la casualidad que en un capítulo vi que jugaban a escala i corda y me llamó la atención. Además, esa misma semana repartieron en mi colegio unos folletos para que nos apuntáramos a jugar a pilota y decidí probar. Nadie en mi familia era pilotari ni conocíamos este deporte antes».

Sus inicios están ligados al club de su pueblo, Ontinyent, donde siempre jugaba con personas más mayores «porque no había niños de mi edad», comenta el joven. Probablemente, entrenar y enfrentarse a gente mayor que él y con mayor nivel como consecuencia de esa diferencia de edad es lo que ha hecho posible que, pese a su juventud, esté a punto de jugar el Individual absoluto y estrenarse, ni más ni menos, que contra un rival como Marrahí.

Ya apuntaba maneras el año pasado, cuando logró ganar la Lliga Promeses, la Lliga Juvenil y el Individual sub-18. «El 2017 fue un año en el que evolucioné mucho en poco tiempo. Ganar el sub-18 me hizo pensar en el sub-23 e ir con mucha ilusión. Sabía que iba a ser complicado, pero creía en poder ganarlo». Con los consejos del Moro y Fageca en el Centro de Especialización de Pilota Valenciana (CESPIVA), ha sido capaz de hacer su sueño realidad. Ganar el Indivudal sub-23 otorga al campeón el gran privilegio, y también responsabilidad, de jugar contra los mejores del momento.

«Mis padres veían la serie 'L'Alqueria Blanca' y en un capítulo vi que jugaban a escala i corda»

No esconde la satisfacción al hablar de lo que ha logrado a su corta edad y ve cómo el esfuerzo, el sacrificio, y los kilómetros que recorre para llegar a los municipios de la Safor y la Costera, zona donde se juega más a raspall, han tenido su recompensa. Siempre cuenta con sus padres, que se encargan de los desplazamientos, o su abuelo cuando ellos no pueden.

El jueves pasado tuvo otra cita importante en el trinquet. Concretamente, fue el de Bellreguard el escenario en que se midió a Badenes para la lucha por conseguir la plaza que quedaba libre en octavos de final del mano a mano. «Fui a la partida con muchas ganas, pero también un poco nervioso porque todo dependía de ese choque. Yo llevo pocas segundas partidas jugadas, mientras que Badenes ya lleva más tiempo jugándolas. Quieras o no, eso ayuda a mantener los nervios bajo control, aunque es cierto que no suelo ponerme nervioso». Iván se sintió cómodo «y sabía que si jugaba a mi nivel, podía ganarle». Y lo hizo con contundencia, 25-5.

«El torero lo llaman», bromea sobre su rival para los octavos de final. Jugará contra Marrahí el 26 de septiembre en el Nou Trinquet de Guadassuar. «No todos pueden decir que han jugado una partida del Individual contra Marrahí y la verdad es que estoy muy satisfecho de poder hacerlo. Voy con mucha ilusión, pero también sé que las cosas están muy difíciles. Entrenaré y me prepararé bien para ir a disfrutar y a hacer todo lo que pueda», dice contundente.

Fotos

Vídeos