La Selecció se debate entre continuidad o regeneración

La Selecció posando tras la entrega de trofeos. / fedpival
La Selecció posando tras la entrega de trofeos. / fedpival

Sacha o José Luis Calvo, más jóvenes, llamados a asumir protagonismo en un grupo consolidado tras los campeonatos de Colombia y Holanda Veteranos como Genovés II, Martínez o Ana de Borbotó deberán decidir si llegan al Mundial de Bélgica en 2020

MOISÉS RODRÍGUEZ FRANEKER.

La Selecció Valenciana se enfrenta ahora a un enemigo invencible: el tiempo. Primero, porque en la siguiente competición todos tendrán dos años más y segundo, porque ahora se abre un paréntesis demasiado largo en la que muchos de sus integrantes desconectarán de las competiciones internacionales. Este último aspecto es el más sencillo de solventar cuando en febrero de 2020 empiecen las jornadas de entrenamiento de cara al Mundial que organizará Bélgica.

El mayor dilema que deberá resolver Pasqual Sanchis 'Pigat II' es el de compaginar la regeneración con la continuidad. La proximidad de los dos últimos campeonatos, el Mundial de Colombia y el Europeo de Holanda, ha facilitado que se genere un grupo compacto en el que hay muy buen ambiente tanto dentro de las canchas como fuera de ellas. Lo normal es que el técnico de Genovés siga apostando por ese bloque, aunque hay algunas piezas que en dos años pueden apostar por el camino de la retirada.

El caso más clave es el de José Martínez, el veterano de El Campello, que a sus 48 años amaga con su segunda retirada. «Yo ya me lo dejé cuatro y no pasó nada. Estoy cansado y tengo una edad», comentaba el especialista en el saque de llargues tras la ceremonia de clausura del Europeo el sábado por la noche. Durante este curso ha compaginado su trabajo, la presidencia del club de su pueblo y la competición en el juego de rayas: «También quiero dedicar más tiempo a mi familia».

Martínez empieza asegurando que se lo deja, que ya está bien. «Este año no voy a jugar la Lliga. Yo estoy encantado en la Selecció, mira el grupo que hemos conseguido crear. Pero también entendería que si no estoy compitiendo, dentro de dos años Pigat II no me llame para ir a Bélgica», reflexionaba. Pero a renglón seguido, hurgando en su dilema interior, queda claro que deja una puerta abierta a llegar al próximo Mundial. «Es que yo amo la pilota, la vivo desde siempre», se justifica. Sonríe Martínez cuando se le pronostica que ni se dejará la Lliga de llargues, ni el club y que si la salud se lo respeta, en 2020 estará en Bélgica. Al final la conversación acaba con un enigmático: «Bueno, ya veremos».

El futuro de la Selecció está asegurado con José Luis Calvo, un joven banca que lleva dos años conduciendo a Benidorm a las grandes finales de llargues. Se le compara con Álvaro de Tibi y el futuro es suyo, aunque en este Europeo no estuviese afinado en la primera partida, contra Holanda. Acabó sustituido tanto en ese encuentro como en la semifinal contra Francia y ya no jugó ante Bélgica. Pero esta situación se considera anecdótica en la Selecció y no hay duda de que con el alicantino hay un saque de garantías para muchos años.

El problema es el segundo si se retira Martínez o disponer de un suplente de garantías. José Cabanes 'Genovés II' ha estado ahí en Colombia y en Holanda y cuando Pigat II ha tenido que echar mano de él ha rendido. Solventó la papeleta contra el anfitrión el sábado y desde entonces ha sido un seguro de vida. Su carisma, además, está fuera de toda duda y ejerce de mano derecha del seleccionador sobre la cancha y de segundo capitán (este cargo lo ostenta Pablo de Sella). Los años y las numerosas lesiones que ha sufrido a lo largo de su carrera generan dudas de que siga en activo y, por lo tanto, dispute el Mundial en 2020. A favor de que llegue está su pasión por la pilota y la certeza de que seguirá jugando mientras pueda.

Fuera de estos dos casos, el equipo masculino tiene un grupo joven y compacto, formado en su mayoría por jugadores que tienen una buena relación y habitualmente se ven todas las semanas en los vestuarios de los trinquets donde hay partidas de profesionales: Puchol II, Pere Roc II, Santi de Finestrat, Nacho, Víctor Bueno o Pablo Vidal.

Además, hay jóvenes ya integrados como Sacha, especialista en one wall (ha ganado esta modalidad junto a Bueno), pero que además juega habitualmente a llargues y está deseando que llegue su oportunidad en el combinado absoluto de la modalidad. En la misma situación está Giner, quien tiene toda la carrera por delante y que en este Europeo se ha quedado en casa porque se podía seleccionar un jugador menos que en Colombia.

En el combinado femenino no hay dudas por ahora, a no ser que venga por detrás alguna jugadora que destaque o Ana Belén Giner deje la pilota. No tiene pinta que la veterana de Borbotó se retire por decisión propia. «Yo disfruto de la pilota y quiero seguir jugando», ha afirmado la jugadora durante esta semana en Franeker.

Luchando por un motivo

Ana Belén Giner ha sido semifinalista del Individual de one wall y ganó la final por parejas. Además, como el resto del equipo que completan Mónica, Mar y Victoria fue subcampeona en juego internacional. Está más que motivada y ha luchado toda su vida por que la mujer tenga un papel relevante en la pelota a mano. Ahora que se ven frutos, quiere ser partícipe de ellos.

Con las otras tres jugadoras no parece haber problema. Mónica está a un año de acabar la carrera universitaria mientras Victoria y Mar son aún más jóvenes. En el caso de ambas, precisamente los estudios son sus 'enemigos'. Mar, flamante campeona de one wall inicia el próximo curso la carrera de medicina. «Ya veremos si puedo entrenar tanto, será duro», pronostica. Pero lo intentará porque el combinado que dirige Pigat II está formado por gente que ama la pilota. Acaban de proclamarse campeones de Europa y miran con ilusión hacia 2020. Aunque queden dos años por delante.

 

Fotos

Vídeos