Ricardet, el octavo bicampeón

Josep Llopis adoptó el nombre profesional por su padre: «Me ha apoyado y no estaría en la pilota sin sus consejos»

M. RODRÍGUEZ BELLREGUARD.

Josep Llopis Cerdà inscribió ayer su nombre en la historia del raspall de élite. El punter de Genovés se convirtió en el octavo pilotari de la historia en encadenar dos títulos de Lliga: Miguel, Simaterro, Pasqualito, Francisco, Roberto, en dos ocasiones Waldo y Alberto y, ahora, Ricardet. Porque ese es el nombre deportivo del punter Josep Llopis. «Lo adopté por mi padre, porque en el trinquet el es muy conocido. Con el mío la gente no sabía quién era, Balduino -el expilotari y trinqueter de La Llosa de Ranes- me lo puso y así se ha quedado».

Y Ricardet tiene mucho que agradecerle a Ricardo. «Ha sido quien me ha llevado a las partidas desde pequeño», recordaba ayer sin borrar en ningún momento la sonrisa de su rostro: «La verdad es que me ha apoyado siempre y si no fuera por él, por sus consejos, quizás hoy no estaría en la pilota».

El punter resaltaba ayer que la victoria de esta Lliga, su segunda consecutiva, es el triunfo del equipo. «Sin mis compañeros yo no habría ganado, son unos máquinas», proclamaba. Aplica así el principal consejo de su padre: «Siempre me ha dicho que me concentre en cada quinze y que nunca me dé por vencido. Y sobre todo, que las partidas en equipo, son en equipo, que no juegue pelotas que no son mías».

Ricardet estaba hace un año exultante en Bellreguard. Ayer también se mostraba sumamente feliz, aunque se notaba que no vivía por primera vez la victoria en la Lliga. «¿Que con cuál me quedo? Con las dos, son totalmente distintas. En esta creo que estoy un poco más maduro», analizaba.

Se tomó la tarde como respiro, pero apenas tiene tiempo para descansar. El miércoles, en Castelló de Rugat, tiene la posibilidad de lograr un doblete, ya que afronta la final de la Lliga 2: juega junto a Badenes frente a Punxa y Lorja. «A ver si podemos ganar porque es una partida importante, da acceso a la Copa», resalta Ricardet. El mismo análisis hizo Lorja, que encadena dos finales de Lliga, 2018 y 2019, aunque ha perdido ambas: «A ver si por lo menos podemos conseguir el triunfo el miércoles».