El resurgir del templo de Juliet

El trinquet, durante las obras de acondicionamiento en que se mejoró la iluminación y se habilitaron localidades de discapacitados. / lp
El trinquet, durante las obras de acondicionamiento en que se mejoró la iluminación y se habilitaron localidades de discapacitados. / lp

Los dos nietos del mito se disputan el jueves el trofeo de fiestas en su honor mientras se pelea por que la cancha vuelva a abrir definitivamente | El trinquet de Alginet acoge una partida de primer nivel por primera vez en 14 años

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

Alginet reabre el santuario que tiene en honor a su gran mito, Juliet, el pilotari que durante años protagonizó con Rovellet los grandes duelos del deporte autóctono. Demasiado tiempo ha estado el trinquet de la localidad de la Ribera en silencio, fruto de las dudas de un Ayuntamiento que en la pasada legislatura no apostó decididamente por la vaqueta. La cancha, de titularidad privada, acogerá este jueves una partida de primer nivel por primera vez en 14 años.

Desde hace 16 el club local organiza el Trofeu Juliet d'Alginet, que a partir de 2006 se ha disputado a frontón. Este año será a escala i corda y el cartel no puede resultar más icónico. Como restos jugarán los dos nietos del mito que pelean por hacerse un hueco en la vaqueta profesional, de la misma edad y que se llevan diez días. Salva Palau tendrá como compañeros a Javi y Raúl, mientras Julio Palau formará con Pere y Santi. La partida, tras una previa de juveniles a las 17.30, se integra en el programa de fiestas y pretende ser un acto reivindicativo. Un trinquet lleno corearía que la pilota interesa en Alginet. Un mensaje al Ayuntamiento, donde Pepe Alemany gobierna con el apoyo del PP. En la anterior legislatura, el histórico alcalde socialista -desde entonces concurre con una escisión del PSPV- pactó con Compromís alternar dos años la vara de mando.

Después de alcanzar un principio para que el Ayuntamiento comprase el trinquet con su actual dueño, el gobierno municipal se descolgó con que antes haría una consulta popular. El propietario había invertido unos 80.000 euros en acondicionarlo, habilitar localidades para minusválidos - colocó una vitrina en la zona del dau- e instalar iluminación LED. Además, estaba a punto de comprar una casa abandonada, que se incluiría en el lote, para derribarla y crear una salida de emergencia como marca la actual norma.

Pero aquella maniobra del Ayuntamiento hizo que estallasen unas negociaciones que ahora se quieren retomar, con el mismo alcalde pero con un equipo de gobierno distinto. La idea es involucrar también a la Diputación en una operación cifrada en unos 200.000 euros. Es la fórmula para reabrir el trinquet construido en los años 20 del pasado siglo, y de donde surgió Juliet durante la gestión del Tío Toles.

El club local pelea por la reapertura de su trinquet, y más con el tirón que se espera generar con la presencia de los nietos de Juliet en las primeras partidas. Se realizan actividades extraescolares en los colegios para que la escuela crezca. Ahora, se ha logrado un primer pacto con el Ayuntamiento, que paga la limpieza de la instalación.

Este guiño pretende ser un paso más en un camino que tiene un obstáculo más: el trinquet carece de licencia de actividad. Entre 2005 y 2008 fue hogar del jubilado de Alginet, mientras el Ayuntamiento habilitaba el definitivo en el antiguo matadero. Entonces se dio de baja su uso deportivo. Error, pues la normativa exige en la actualidad que haya una salida de emergencia.

El mismo peligro al que se enfrentó en su día Pelayo su se cesaba la actividad. Ahora el Consistorio puede acondicionar la cancha a los nuevos tiempos habilitando el acceso, o apelar a la condición de BIC de la pilota para esquivar la norma y reabrirlo. Los trámites y negociaciones aún se prevén largos pero sin duda la partida en honor a Juliet, con sus dos nietos sobre las losas, supondrá un importante empujón.