UN CAFÉ EN PELAYO CON...

«La pilota es un reflejo del carácter y la cultura de los valencianos»

Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de DORNA | «Con la economía global se ponen cosas de moda y las locales dependen de su repercusión y de su internacionalización», reflexiona el ejecutivo

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Carmelo Ezpeleta no pudo contenerse. Cuando vio el jueves a los pilotos de motociclismo pelotear con los pilotaris, se fue acercando tímidamente para participar en el juego. Intervino en un par de ocasiones y se llevó a casa un regalo de manos de José Luis López: una pilota de vaqueta. «Ya les avisé a los chavales que se trajeran el guante de ir en moto porque es muy dura», comentó el consejero delegado de Dorna, empresa que organiza el Mundial de motociclismo.

El ejecutivo demuestra tener nociones de pelota a mano, tanto por sus raíces como por sus costumbres tanto de ocio como deportivas. «En Barcelona lo que se practicaba era la cesta a punta y llegué a formar un equipo con amigos. Eso nos permitió competir a nivel de Campeonato de España y ganar alguno», señala Carmelo Ezpeleta.

Trayectoria
MotoGP
Dorna es la empresa que gestiona el Mundial.
Circuitos
Impulsó el de Calafat y fue director general del de Jarama.
Rally
Consiguió que el de Catalunya puntúe en el Mundial.
Contacto con la pelota a mano
Cesta a punta
Campeón de España cinco veces de la modalidad.
Jérica
Donde veranea y había dos frontones.
Puebla de Arenoso
Su abuelo tenía una cancha de pilota.

El Café en Pelayo con el que en su día bautizaron como el Ecclestone del motociclismo es, como el deporte que gobierna, a toda velocidad. De hecho, no hay ni café. Charla durante unos minutos, sonriente, sentado en la escala mientras admira el trinquet de Pelayo: «La esencia de la pilota me gusta mucho. Supone un paso adelante contar con una instalación del siglo XXI como esta. Ha quedado muy bonito, al igual que el restaurante». Ezpeleta ya había estado en la catedral, y también en otros trinquets como el de Massamagrell y Borriana: «Vi jugar a Genovés y por eso quería que viniesen aquí los pilotos».

«Para que una modalidad crezca es necesario generar un interés en los medios de comunicación»«Como en otros deportes, los pilotaris han crecido mucho. Ahora son atletas y le pegan más fuerte»

Recuerda los orígenes. Los suyos («mi abuelo tenía una cancha de pilota en su casa de Puebla de Arenoso») y los de la pelota a mano. «Es un deporte clásico en todas las civilizaciones. En España se empieza a jugar con la mano y en las calles. El trinquet es una mejora del juego inicial. Imagino que empezaría como un entretenimiento y evoluciona a deporte», dice. Por cómo describe la cancha de su abuelo -«era como una especie de frontón con un tejadillo»-, puede que fuera un frare.

En todo caso, Ezpeleta demuestra haberse empapado de la pelota a mano cuando ha tenido oportunidad, por ejemplo, en sus veranos en Jérica, cuando aprovechaba para ver partidas de Genovés en trinquets. «Es un deporte que me ha sorprendido por su dificultad. Como todos los juegos, es la sublimación del pueblo que lo practica. Si comparas la modalidad vasca con la valenciana, te dice mucho de la forma de ser de unos y otros», comenta.

Para el ejecutivo de Dorna, la modalidad vasca tiene unas normas más rígidas. «Allí cuenta más la fuerza y aquí por lo que he visto, la habilidad. El hecho de que la pelota caiga encima del público es un reflejo del mantenimiento de las cosas. En general la pilota es un buen referente de la manera de ser y de la cultura de los valencianos», especifica.

Era inevitable cuestionar al hombre que ha liderado la difusión del Mundial de motociclismo sobre las posibilidades de que la pilota pudiera tener una mayor difusión. «Con la economía global se van poniendo cosas de moda y los aspectos locales, si no están bien difundidos. Por ejemplo, en el País Vasco el frontón es muy importante pero el fútbol ha llegado y ya ha pasado por encima de todo. Ya digo que las cosas locales dependen de su difusión, de cómo se dirigen y de si se consigue internacionalizarlas», indica Ezpeleta, que subraya: «Lo más importante es la esencia de este juego, que está muy bien».

Dicho esto, ahonda un poco más en cómo conseguir una mayor aceptación de un deporte. «Es muy difícil porque no se trata de una cosa específica, sino una series de pasos que das y si salen bien... no es que haces esto y todo cambia. Hay que conseguir que la afición vaya aumentando, que los niños jueguen a pilota, que tengan una salida, que no sea un deporte caro de practicar... Luego es necesario generar cierto interés en los medios de comunicación, contar con una capacidad de crear noticias y tener en cuenta que también hay otros deportes que quieren hacer lo mismo», enumera Carmelo Ezpeleta.

En un universo pautado casi a la décima de segundo como es MotoGP, el ejecutivo demostró estar relajado en Pelayo. Los responsables de comunicación de Dorna se resignaron a que improvisase, pero dejándose ver porque, pese a que era el jueves, el día previo a la actividad en pista en Cheste, Ezpeleta tenía otros compromisos. «Como en otras modalidades, los pilotaris han crecido mucho, ahora son atletas. Le pegan más fuerte, me ha impresionado la velocidad que le dan a la pelota, sobre todo de volea», indica.

Después de un fin de semana complicado y de echar el cierre al Mundial de 2018, Ezpeleta desconectará esta semana en la Comunitat. En Jérica, recordando esos veranos en los que buscaba tiempo para disfrutar del juego de Genovés.

 

Fotos

Vídeos