UN CAFÉ EN PELAYO CON...

Concha Montaner, exatleta: «La pilota hay que fomentarla como parte de la cultura valenciana»

Concha Montaner, junto a la cuerda del trinquet de Pelayo./Irene Marsilla
Concha Montaner, junto a la cuerda del trinquet de Pelayo. / Irene Marsilla

«Atletas o jugadores de cualquier modalidad desprenden valores de trabajo y esfuerzo que sirven para la vida, y eso hay que aprovecharlo» | «La vaqueta es un deporte tradicional y debemos mantenerla como las Fallas, el idioma y todas nuestras costumbres»

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Concha Montaner ha llevado el nombre de su pueblo (L'Eliana) por todo el mundo desde que se dio a conocer con el oro mundial sub-20 en Chile. Recién retirada, ha completado una exitosa carrera como saltadora de longitud sin marcharse de casa. Arraigada a los suyos y a lo suyo defiende que el deporte forma parte de la cultura y que la pilota debe ser considerada como una más de las tradiciones de los valencianos. Aunque ha triunfado en otra modalidad, sus primeras nociones de vaqueta se remontan a la niñez. «Yo recuerdo que en el polideportivo probábamos todos los deportes, pero no se me da bien. A mí la coordinación óculo manual... soy nula. Me pasa igual con el tenis. ¿Además del atletismo? El balonmano y de portera», comenta.

También de pequeña, recuerda que convivió con las partidas de llargues que cada semana se disputaban en la calle de su abuela. «Hace 30 años, L'Eliana era un pueblo pequeño y todos los domingos jugaban. Si queríamos entrar en las casas, los niños debíamos hacerlo por la puerta de detrás o ir con cuidado que no nos dieran un pelotazo», recuerda: «Hoy es muy diferente, pero aún hay apodos en el municipio que vienen de la pilota, como el Gat o Landia. Aunque he pasado muchos años compitiendo por todo el mundo, sí he ido a algunas partidas», señala. Concha Montaner hizo el saque de honor en el 'Va de dona' de la Federació: «Me dijeron que no la botara, que le pegase y ya está».

¿QUIÉN ES CONCHA MONTANER?

Como atleta
Longitud
7 veces campeona nacional al aire libre y 11 bajo techo.
Chile
Oro mundial sub-20. Tiene bronce mundial y plata europea.
Cuatro Juegos Olímpicos
Sídney, Pekín, Londres y Río de Janeiro.
Nociones de pilota
Llargues
Se jugaba en la calle de su abuela, en L'Eliana.
Álvaro
Jugó el Bancaixa por su pueblo y ella fue a varias partidas.
Domingo Palacios
Entrenador de Puchol II, ha trabajado con ella.

La valenciana se apunta, siempre que puede, a cualquier evento que ponga en valor el deporte femenino. «En la pilota percibo que las mujeres se están intentando hacer un hueco, aunque esto no quiere decir que antes no jugaran. Quedan muchos pasos por dar, pero en este y en casi todos los deportes», señala Montaner: «Siempre he dicho que lo bueno del atletismo es que competimos juntos, aunque este año las sedes de las finales de Liga ya han sido diferentes. Falta mucho camino hasta lograr la igualdad. Los medios de comunicación pueden generar expectación, pero no es solo un trabajo de los periodistas, sino de toda nuestra sociedad».

«La mujer se está abriendo paso en la pilota. Queda mucho camino, pero en este y todos los deportes»

En la conversación se comenta el ejemplo de un periódico holandés. En una edición de domingo del pasado verano, durante el Europeo de pelota a mano celebrado en Franeker, dedicaba más de la mitad de su suplemento de deportes a competiciones de mujeres. «Son países que fomentan mucho el deporte, que no lo separan de la cultura porque es lo mismo. Se basan en eso desde la base. A nosotros nos falta eso para avanzar como sociedad. Los valores que te da un atleta o jugador de cualquier modalidad, de élite o no, no te los aporta otra cosa. Son aspectos que valen para la vida, como el esfuerzo o el trabajo. Todo esto habría que aprovecharlo y se podría utilizar más a los deportistas después de su retirada», proclama Montaner.

La exatleta también subraya los valores negativos que se pueden extraer del deporte. «Si todo es ganar o perder, no vale para nada, porque el niño no se va a esforzar», indica. A la pilota en particular le concede, dentro de este discurso, un valor añadido: «Hay que fomentarla como parte de la cultura valenciana». En ese sentido, vincula la vaqueta con el costumbrismo: «Es como las Fallas, algo nuestro que hay que mantener, igual que nuestro idioma y el resto de nuestras tradiciones».

«Cuando vine por primera vez a Pelayo me sorprendió. No esperaba algo así en el centro de la ciudad»

Y luego incide en la otra vertiente de la cultura como sociedad. «Necesitamos dar un pasito más para entender que no todo es ganar ni hacer deporte para estar físicamente bien. Que transmite cosas que te van a servir para estar mejor en tu trabajo y en tu vida. Los niños y niñas tienen que aprender y eso muchas veces se consigue más cuando pierdes», afirma Montaner.

Es lo que trata de transmitir a Alba, su hija, que ya practica gimnasia aeróbica y atletismo, además de música. «Para ser deportista de élite, un niño debe tener condiciones y gustarle. Pero primero debe disfrutar con lo que hace. Por suerte, eso fue lo que me sucedió a mí con el atletismo, que no es un deporte divertido de entrenar. Al principio yo no iba para estar con mis amigas», comenta.

Todo esto trata de implementarlo a la educación de Alba, que también conocía el trinquet antes de este café. «Ella me ha dicho al entrar que había estado en Pelayo, pero no. Se acuerda del de L'Eliana», puntualiza. Concha Montaner admite que la primera sensación cuando conoció la catedral de la pilota fue de sorpresa: «Cuando vine por primera vez no me esperaba algo así en el centro de Valencia. Me gustó que para entrar en la cancha hubiese que atravesar todo el restaurante».