Pere Roc II rescata los dedales

Pere Roc II, durante una partida reciente. / funpival
Pere Roc II, durante una partida reciente. / funpival

El día 2 jugará a raspall con Moltó contra Genovés II y Brisca en el Festival Savipecho | «Quiero ver cómo puedo ayudar, pero sin molestar al especialista. Será él quien domine», comenta sobre el entrenamiento previo con el de Barxeta

MARI CARMEN MONTESVALENCIA.

«Tengo pantalones cortos porque me los compré para otra partida de raspall que jugamos hace unos años en Oliva», comenta Pere Roc II. Tampoco tendrá que hacerse con dedales. «Usaré los que gastaba yo cuando jugaba. Cuando tenía 16 años disputé ocho partidas a raspall durante los dos meses de verano. Gané siete y perdí una. Pero yo quería jugar a escala i corda y cuando terminó el verano fui al Genovés a hacer unas pruebas con Astorgano (preparador físico de ValNet). El trinqueter Canana me puso una partida en Benissa y ya no paré», recuerda.

El viernes 2 de agosto (23 horas), Pere Roc II tiene una cita en Oliva que afronta con especial ilusión, el Festival Savipecho. Dejará en casa sus pantalones largos y la faja y cambiará el chip para jugar a raspall. Formará equipo con Moltó para enfrentarse a Genovés II y Brisca. Una partida especial en la que cuatro primeras figuras de las dos modalidades profesionales tratarán de ofrecer un producto distinto que llame la atención de los espectadores.

«A mis amigos les gustan estas partidas. Ellos también tienen mucha curiosidad en verme porque están acostumbrados a seguirme en trofeos, en el Individual, la Lliga...pero de repente les dices 'voy a jugar a raspall' y ya están riéndose por ver qué voy a ser capaz de hacer dentro del trinquet», afirma entre risas el escaleter de Benidorm. «Para el público, lo bonito de estas partidas es ver cómo pueda raspar Jose (Genovés II), cómo pueda cubrir yo la muralla o esas pelotas tan rápidas que no están acostumbrados a vernos», explica.

«En agosto jugaré a raspall, a escala i corda, a frontón y a llargues», enumera el escaleter de Benidorm

Hará hueco en la agenda para entrenar con su compañero para esta peculiar batalla, Moltó: «Quiero comprobar cómo estamos, si nos acoplamos bien y ver cómo puedo ayudarle en la partida para estar lo más a gusto posible dentro de la cancha. Intentaré pararle la que le venga a la izquierda y hacerlo lo mejor posible, pero sin molestar al especialista, que es él el que domina».

Sabe que a Moltó le va bien la cancha. «Es muy grande y es bueno para que él pueda desplegar su pegada. Creo que nos beneficiará porque en nuestro equipo, el que más pega es el que está detrás. Si podemos quitarle la pelota a Brisca y que Jose tenga que jugar desde el nueve y raspar, tendremos mucho a favor», asegura Rodrigo.

Esa es la teoría, pero los rivales serán duros de pelar. «Si levantas un poco la pelota, Brisca es un mitger fuera de lo normal porque a volea y a bot i braç la hace como si fuese jugador de escala i corda. También es un peligro que Jose la pueda jugar a rebot o entrarle por delante, hoy en día tiene mucha confianza. Pero jugándoles de tú a tú, por tierra, intentando esconderla y buscando la izquierda, pienso que podemos dar mucha guerra», indica pere Roc II.

Su agenda no para, pero con cierta tranquilidad por los cambios en el calendario: «En agosto jugaré a raspall, escala i corda, frontón, y a llargues». Valora positivamente no tener que preparar el Individual en verano. «Voy descansado a las partidas y tengo tiempo de recuperarme. Te vacías en el trinquet y se puede dar más calidad en cada partida».