Pere Roc II destrona al último campeón

Pere Roc II, durante la partida que jugó ayer contra el campeón, Puchol II. / val net
Pere Roc II, durante la partida que jugó ayer contra el campeón, Puchol II. / val net

Los cuartos de escala i corda se completan mañana mientras los de raspall arrancan hoy con el estreno de Marrahí El alicantino gana a Puchol II (60-50) en el Individual

MOISÉS RODRÍGUEZ VILAMARXANT.

Ayer, en Vilamarxant, la catedral del Túria, más de uno rasgó con rabia su apuesta. El que más y el que menos ha de ser sincero: se preveía que Pere Roc II se las hiciese pasar cantas a Puchol II pero prácticamente nadie hubiese pronosticado que el campeón del Individual de escala i corda cediese su trono a las primeras de cambio. «He visto que desde el principio daban de diez, pero eso a mí no me importaba. Yo tenía que ir a dar lo mío. Desde el primer juego del dau he comprobado que estaba en partida», decía Pere Roc II.

Al de Benidorm le falta este campeonato. El mano a mano. El torneo que tiene un carácter maquiavélico. Cruel. No regala nada. Ayer en Vilamarxant, Puchol II parecía tenerlo todo controlado para llegar al final en iguales a 55 y salir del mal trago desde el dau. «Sabía que cada juego mío que sacaba adelante desde el dau era volver a empezar. Tenía que estar concentrado y esperar a mi ocasión desde el resto», indicó Pere Roc II. El desenlace fue de película de suspense. La oportunidad le llegó con iguales a 50. «Oltra ha hecho muy bien la ferida y yo no podía apretar desde el dau. Sólo podía entregarla. Rodrigo arriesgó desde el resto y le salió bien», analizaba resignado Puchol II.

El de Vinalesa era la otra cara de la moneda. Sabía que todos los focos estaban centrados en él. Era el monarca. Ha cundido la anarquía en la escala i corda. Aunque él no cree que esa presión fuese clave. Tampoco el dolor de la mano. No quiso poner excusas. «Sabía que Rodrigo haría bien el dau, pero no tanto», incidió. Con 55-50, tuvo val y 15 para devolver la partida al estatus inicial y jugársela desde el lado ventajoso de la cuerda en Vilamarxant. «En ese momento me cabreo un poco conmigo. Después de hacerlo bien toda la partida, me digo que lo que diferencia a los buenos de los mejores es que estos últimos siguen a su nivel en los momentos decisivos», indica Pere Roc II. Ese chute de adrenalina fue decisivo. Eso y su hermana Yaiza, que había firmado por la mañana su acta matrimonial. Rodrigo selló su pasaporte para semifinales. Se emocionaba hablando de ella.

Su próximo reto saldrá de la partida de hoy en Pelayo. Marc se enfrenta a Genovés II. Mañana se completan los cuartos en Sueca, donde Soro III se mide a Bueno. En cuanto al mano a mano de raspall, los cuartos arrancan en La Llosa de Ranes. Marrahí, quien vuelve al torneo que ganó en 2014 antes de iniciar su calvario con las lesiones, se enfrenta a Seve, ganador del sub-23.

Fotos

Vídeos