Pelayo cierra sus actividades divulgativas por falta de ayudas por parte de la Generalitat

Pelayo cierra sus actividades divulgativas por falta de ayudas por parte de la Generalitat

El recinto lleva más de tres años realizando estas actividades a centros de toda la Comunitat

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZA

El trinquet de Pelayo denuncia que la Conselleria de Educación y Deporte no aporta ninguna ayuda para costear las actividades divulgativas del deporte autóctono de las que hace mas de tres años se vienen beneficiando centros educativos públicos y privados de toda la Comunitat Valenciana.

El gerente de la instalación, José Luis López, remitió a principios de enero una carta a las diversas instituciones reclamando implicación por su parte. «Estoy satisfecho de la respuesta por parte del Ayuntamiento de Valencia y de la Diputación, pero no de la Dirección General de Deportes», ha especificado.

En concreto, el empresario reclama una subvención entre las tres administraciones entorno a 60.000 euros. José Luis López ha indicado que este dinero serviría para costear las actividades divulgativas (ya se han realizado entorno a 300) que se realizan en el trinquet. Como alternativa propone que sea la propia Conselleria la que coste con su propio personal estas actividades. «El trinquet está a su disposición y yo estoy dispuesto a pagar la luz, agua y limpieza», ha afirmado.

El empresario ha indicado que tanto la Diputación como el Ayuntamiento se han comprometido a realizar sus aportaciones en 2019, pero que la realidad ya le ha avisado que no tiene fondo para ello en este ejercicio. Ante esta situación la decisión será dejar de poner el trinquet a disposición de entidades dependiente de la Generalitat a partir de este viernes. Pero, sí que mantendrá las actividades profesionales, esto es las partidas profesionales de los jueves y los domingos y las dos escuelas de pilota que se realizan todas las semanas.

Así mismo, López se muestra dispuesto a vender el trinquet de Pelayo a la administración autonómica tal y como se acordó cuando él lo adquirió. El empresario reclamaría entorno a dos millones de euros, esto es lo que el pagó por el inmueble más el coste de las reformas que se han llevado a cabo, y estaría dispuesto a cobrar en plazos de hasta una década.

 

Fotos

Vídeos