Partidas de llargues en una tarima

Pere Roc II golpea durante la final de llargues en el Mundial. / fpv
Pere Roc II golpea durante la final de llargues en el Mundial. / fpv

La superficie y las pelotas con las que se jugará el Europeo preocupan en la Selecció | Pigat II ha confiado en el mismo bloque que fue campeón del mundo en Colombia para el torneo que se disputará en Holanda desde el jueves

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

La Selecció Valenciana defiende la próxima semana su condición de gran dominadora de la pelota a mano. Este estatus lo alcanzó el pasado noviembre, en San Juan de Pasto, donde se impuso en todas las modalidades del Mundial excepto one wall. En el Europeo de Holanda el combinado de la Comunitat parte como gran favorito a todo, tanto en hombres como en mujeres. El gran enemigo puede ser el material y la superficie donde se disputen las partidas. «No tengo ninguna duda de la capacidad técnica de nuestros jugadores, nos pueden condicionar más otros aspectos», indicó el seleccionador, Pasqual Sanchis 'Pigat II'.

El torneo concluirá el sábado, con la modalidad reina, les llargues. «Estamos preocupados, porque nos han comunicado que se va a disputar sobre una especie de tarima de madera», comenta el técnico. Según han comunicado los organizadores holandeses, se trata de una superficie desmontable que permitiría acondicionar cualquier instalación como cancha de pelota.

«El problema es que nosotros no lo conocemos y ellos sí que han podido entrenar allí. Por ejemplo, no sabemos si resbalará en el caso de que llueva y esté mojada», señala Pigat II. «Es algo que curiosamente siempre se ha dado cuando hemos ido a los Países Bajos. Recuerdo que en 2002 a llargues se jugó en adoquines y no la podía dejar botar», resalta el seleccionador. La expedición de la Comunitat Valenciana viaja el martes por la mañana y la competición arranca el jueves con juego internacional.

La federación internacional ha editado un reglamento que analizarán los seleccionadores el martes

El propio martes y miércoles se dedicará principalmente a entrenar en esta modalidad, donde también hay una preocupación: la pelota. Habitualmente se empleaban unas de tenis despellejadas. «Ya nos han informado de que el torneo se disputará con otras, pero no han enviado ninguna para que podamos entrenar», indica el seleccionador. Una de las novedades del torneo es que a juego internacional no sólo participan los chicos, sino que también hay competición femenina.

Esto se venía dando en one wall, modalidad a la que se jugará el viernes. Ese será probablemente el día que el combinado valenciano dedique a aclimatarse a la tarima, ya que la pareja masculina en la modalidad de una pared -Sacha y Bueno si no hay ningún contratiempo- no jugará a el sábado a llargues. En esta modalidad, por cierto, las pelotas son algo más livianas, de 42 a 39 gramos.

Como gran novedad para la presente edición, la Confederación Internacional (CIJB) ha editado un reglamento. Esa publicación debe servir para dejar claros aspectos que siempre han sido motivo de debate, incluso momentos antes del inicio de las partidas. El asunto más espinoso siempre ha sido el de las protecciones de las manos, ya que cada combinado defiende las que usa habitualmente y desconfía que las del rival ayuden a impulsar la pelota.

Lo que sí que da claro es la obligatoriedad de mostrar las protecciones al juez antes del inicio de cada partida. No obstante, los seleccionadores se reunirán el martes por la noche para debatir este reglamento y tratar de llegar a consensos sobre algún aspecto que no haya quedado suficientemente claro.

Giner, la ausencia

Donde no hay duda es en la absoluta confianza de Pigat II hacia el combinado que fue campeón del mundo en San Juan de Pasto. «Tenemos un gran bloque y están pletóricos de confianza por lo que consiguieron en Colombia», señala. De la expedición que viajó a Colombia sólo se cae Giner, ya que para el Europeo sólo se pueden llevar diez jugadores por los once en el Mundial. «Él tiene toda la carrera por delante, ha jugado a llargues y seguro que volverá», comenta el seleccionador.

Sí vuelven a viajar los veteranos Martínez y Genovés II. Tanto con el banca como con el escaleter existe siempre la duda razonable de si será su último campeonato internacional. «Respecto a Martínez, tiene una edad, pero hemos visto bancas mayores a un gran nivel, como es el caso de Malia. Y José mantiene intacta la ilusión por la pilota. No sabemos qué pasará en el futuro», reflexiona Pigat II. Sí se moja sobre sí mismo: «Está claro que nadie es eterno, pero a mí me gustaría llegar al Mundial de Bélgica y si estoy a gusto, seguir».

De momento, en el entorno de la Selecció reina la tranquilidad. Los resultados avalan al grupo de cara a este Europeo, donde Bélgica vuelve a presentarse como gran rival a batir. «Siempre hay momentos críticos para los que es necesario estar preparados», avisa Pigat II.

Fotos

Vídeos