Un novato entre viejos lobos

De la Vega, a punto de jugar una pelota durante una partida de la Lliga de escala i corda. / Funpival
De la Vega, a punto de jugar una pelota durante una partida de la Lliga de escala i corda. / Funpival

De la Vega pelea hoy por la Lliga en su primera gran final como profesional | «Está claro que afronto la partida más importante de mi vida hasta ahora, pero yo soy una persona tranquila», asegura el joven de Almussafes

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Se escucha el sonido de una cremallera. Es la de la bolsa deportiva de Lluís De la Vega. «Acabo de entrenar en L'Eliana. Lo hago siempre el día antes de las partidas, me va bien. He venido con Samuel, un amigo», indica el joven pilotari de Almussafes, que bromea: «Si gano la final, me retiro». Trata de darle naturalidad a la cita de esta mañana en Pelayo, donde peleará a partir de las 11.30 horas, junto a Félix y Nacho, por la Lliga de escala i corda. Enfrente tendrá a Pere Roc II, Santi y Monrabal II. Todos, incluso Carlos, su feridor, son viejos lobos a la hora de afrontar partidas como la de hoy. Él es un novato: «Está claro que si lo piensas estoy ante la más importante de mi vida hasta ahora, pero yo soy un chaval tranquilo».

Por ello, a pesar de la trascendencia de la de hoy, De la Vega ha decidido seguir el mismo protocolo de cualquier partida. Durante la semana se ha entrenado con Félix. «Con Nacho no lo hemos podido cuadrar, pero ya llevamos muchas semanas juntos», precisa el resto. Ayer no descansó y a mitad de tarde, mientras atendía a este periódico, recogía sus cosas en el trinquet de L'Eliana. Había que irse a dormir pronto.

El despertador sonará temprano. De la Vega no es de los que llegan al vestuario con las manos preparadas de casa. A las 7 tocarán diana. Tomará un café antes de la activación en el rodillo. Luego, a desayunar. «Me haré una tortilla y un bol con leche y avena», señalaba ayer. Y de ahí, a Pelayo en coche: «Conduciré yo».

«Cada final me la tomo como un regalo», afirma Félix, compañero de De la Vega y el más veterano Las dos partidas que han enfrentado a los equipos finalistas de la Lliga han sido sumamente igualadas

Allí se arreglará las manos y afrontará una final en la que no le faltará el aliento de los suyos. Luis, su padre, estará como siempre en la escala. «Esta vez no podrá ser en primera fila. Cuando fue a por la entrada no quedaban, así que le tocará estar en la tercera. El resto de mi gente se repartirá entre la galería del resto y la del dau. Así notaré su aliento todo el rato», señala.

¿Y apostaría Lluís De la Vega por el mismo? «No, porque yo cuando apuesto, pierdo», bromea. Hablando en serio, asegura tener confianza en sus posibilidades: «Yo creo que llego en mi mejor momento. Hemos preparado la Lliga a conciencia, con un trabajo muy completo y creo que llego preparado».

De la Vega se expresa todo el rato en tono pausado. Con seguridad. Afirma tener claro lo que ha de hacer en su primera gran final como profesional. «Lo mismo que en todo el campeonato, jugar para Félix y Nacho. Pasar mucha pelota y ellos harán más quinzes. Espero una partida con mucha tensión», asegura el joven escaleter, que también tiene decidido lo que hará, salga como salga, al abandonar Pelayo: «Voy a celebrarlo, gane o pierda, porque para mí haber llegado ya es un éxito. Tengo una comida preparada con mi familia y amigos».

Y a partir de ahí, a seguir. A consolidarse entre los mejores de la escala i corda profesional. «¿El Individual? Todavía no lo he hablado con Ismael (Fageca, el pilotari y que también es su preparador), pero estoy seguro que puedo llegar aún mejor de mi estado de forma actual», desliza De la Vega.

El debutante estará rodeado de viejos lobos. El más veterano lo tendrá justo delante. Su mitger, uno de los pilotaris con más trayectoria: Félix. «Para mí, cada final que pueda disputar es un regalo», asegura el mediero de Dénia, que en noviembre cumplirá 40 años: «De momento me siento bien, también trabajo a conciencia para ello».

Como lo hace Nacho, compañero de entrenamiento de Puchol II en Pilota 3.0. Mitger en los últimos meses, se le requirió que disputase la Lliga como punter, demarcación en la que ya suma dos títulos. Pese a ello, ganar hoy sería especial para él: «Este se lo quiero dedicar a mi padre (ya fallecido)».

Al otro lado de la cuerda no se lo van a poner fácil. Al contrario que en el equipo azul, en el trío rojo todos saben lo que supone no sólo disputar grandes finales, sino también ganar la Lliga. «Para ganar un título como este, es vital minimizar los errores», comenta Monrabal II. «La partida será muy igualada y la clave estará en quien mejor gestione los errores en el principio», precisa el mitger Santi.

El resto rojo es Pere Roc II, que defiende el título y puede hacer historia al igualar la gesta de Mezquita y Genovés II, que lograron tres entorchados consecutivos. «Hemos jugado dos partidas durísimas contra ellos y sabemos a lo que nos enfrentamos», señala el de Benidorm, siempre confiado en sus posibilidades. En una ganó trío de De la Vega 60-50 y en la otra, el del alicantino por 60-55. Todo indica que hoy saltarán chispas en Pelayo.