Noche en vela, día de campeona

La valenciana Ana Belén durante la partida de semifinales ante la holandesa Marrit. / fpv
La valenciana Ana Belén durante la partida de semifinales ante la holandesa Marrit. / fpv

Mar de Bicorp se adjudica el torneo individual mientras la de Borbotó y Mónica dan a las valencianas el título por equipos Ana Belén, pionera de la pilota femenina, clave en el éxito de la delegación valenciana en los torneos de one wall en Franeker

MOISÉS RODRÍGUEZ FRANEKER.

Holanda pasará a la historia por ser la sede del primer gran éxito de la pilota femenina a nivel internacional. Subcampeonas de juego internacional, las chicas de la Comunitat han sido las grandes dominadoras en one wall. Por equipos ganaron la final a las anfitrionas de los Países Bajos y Mar de Bicorp se llevó el individual. En esta gesta del bloque que integran la propia Mar, Victoria, Mónica y Ana Belén, ha jugado un papel clave esta última. Llegó a semifinales del mano a mano donde estuvo a punto de doblegar a la poderosa Marrit y junto a Mónica protagonizó el triunfo en el duelo de dúos.

Ana Belén Giner es de llanto fácil. Se emociona con cada victoria y con cada derrota. Pero el viernes merecía apartarse unos metros de las canchas y dar rienda suelta a las lágrimas. Una llamada de teléfono desde Valencia comunicó una mala noticia: una buena amiga acababa de fallecer. Cuando recuperó la compostura, la de Borbotó volvió a los terrenos de juego y sacó la rabia para meterse en semifinales de la competición individual de one wall.

Sus compañeras Victoria y Mar metieron a la Comunitat en la final. Mar también tenía garantizada la partida por el título en el mano a mano de esta modalidad. Día feliz para el equipo. Para todas, menos para Ana Belén de Borbotó. La veterana pilotari, a la que califican como la gran pionera de la vertiente femenina, apenas pudo dormir. «Hoy he ganado todas las partidas, durísimas y me ha costado mucho, estoy muy contenta pero la tristeza que tengo es muy grande. No he parado de llorar. Ha faltado una amiga muy especial y que me ha marcado mucho. Carmen, siempre será la mejor compañera que he tenido, siempre recordaré tus risas, tus regalos y tu sonrisa. Me has dado mucha fuerza para continuar, mañana lo haré también», escribió pasadas la dos de la mañana en su cuenta de Facebook.

Ana Belén de Borbotó recibió antes de jugar la noticia del fallecimiento de una gran amiga Las valencianas exhiben un juego muy serio en las finales de one wall y derrotan a las anfitrionas

Y lo hizo. «¡Vamos!». Ana Belén es un motor diésel. A veces le cuesta coger ritmo, pero cuando resuena su grito, es dura como una roca. «¡Vamos!», rugió nada más empezar su partida contra Marrit, la estrella holandesa, una figura de la pelota con cuerpo de atleta forjado en duros entrenamientos de gimnasia deportiva.

El día arrancó con la semifinal que quedaba por disputar, la de Ana Belén contra Marrit, que determinaría la rival de Mar de Bicorp en la final del Individual. La valenciana amasó a la centroeuropea, dura y rapidísima de piernas, que llegaba a todas y parecía incansable. «¡Ya te agotarás, ya!», desafió la de Borbotó antes de lanzar un improperio. «Antes me cansaré yo...», admitió.

Ana Belén perdió pero allanó el camino a su compañera. Marrit llegó muy cansada a la final del Individual contra Mar. La de Bicorp disputó una partida muy seria para adjudicarse un igualadísimo primer set y encarrilar el segundo. Y entonces, cuando restaban seis tantos, la holandesa se dio otro golpe en la mano. Se marchó temblando del dolor y minutos después el seleccionador holandés concedió la victoria a la valenciana.

Los anfitriones de este Europeo prefirieron resguardar a su atleta para la otra final de la jornada, la de one wall por parejas. Jugaron un poco de farol. Eso o que Marrit le echó valor. Le arreglaron las manos y escondieron sus maltrechos dedos bajo un guante. La joven afrontó la final del torneo de parejas junto a Harmke. Las elegidas por Pigat II fueron Mónica y Ana Belén.

La de Borbotó no tuvo piedad de Marrit. Si la holandesa había llorado de dolor, a ella ya no le quedaban lágrimas con las que expresar su tristeza. Las escondió bajo sus gafas con los colores de España que le enviaron desde Estados Unidos. Concentradas desde el primer tanto, las valencianas completaron una final de dúos perfecta y vencieron en dos sets. Ana Belén promete que tiene cuerda para rato y desea celebrar muchas más victorias. Por Carmen.

Fotos

Vídeos