PILOTA

Moltó y Marrahí llegan a semifinales del Individual de raspall al no dar pie a la sorpresa

MOISÉS RODRÍGUEZ

guadassuar. Moltó y Marrahí tienen el Individual entre ceja y ceja. Es el campeonato que más les gusta y el que eleva su motivación. Ambos se plantearon la partida de cuartos sin concesiones y barrieron a sus rivales. El actual campeón ganó 25-5 a Punxa en Guadassuar y el de Villanueva de Castellón, a Ximo en Castellón de Rugat (25-0).

El número uno dominó a Punxa. «Yo estoy bien, tanto física como psicológicamente. Pero insisto en que no te puedes fiar de nadie», incidió Moltó. Y así se lo planteó el de Barxeta. Concentración máxima contra Punxa, a quien rápidamente endosó tres juegos. Con el 15-0, este último se soltó. Que no podía dar concesiones. Sumó su juego y puso en alerta al número uno.

«¿Si puedo estar mejor? Estoy bien, guardar algo, no lo sé, cada contrincante te exige unas cosas», deslizó enigmático. Pero sí. De tener un punto más para lo que viene, dentro de dos sábados en Bellreguard. Allí se medirá en semifinales al ganador de la partida de Genovés, donde mañana se enfrentarán Moncho y el joven Iván.

A otra promesa se le atragantó el escenario y el momento. Ximo, campeón del Individual sub-23, tiene mucho más juego de lo que demostró en casa, en el trinquet de Castelló de Rugat. Se esperaba que plantase cara a Marrahí. Por mucho que el de Villanueva de Castellón fuera favorito, pocos habrían pronosticado un 25-0. Pero así fue porque el chaval hizo muchos más fallos de los que tocaban y lo pagó. Marrahí se medirá a Ian el día 21 en Genovés por un puesto en la final. Mismo objetivo tendrán mañana (22.45 horas) en Vila-real Genovés II y José Salvador en escala i corda. Por cierto, la Fundació anunció ayer un cambio de horario de la final: se mantiene en Pelayo, pero en lugar del domingo será el sábado a las 18 horas.