Marrahí derrota a Ian y luchará por el título en Oliva

Marrahí, durante la partida contra Ian. / funpival
Marrahí, durante la partida contra Ian. / funpival

El de Villanueva de Castellón gana una emocionante semifinal | «Al final se ha decidido por pequeños detalles; aquí está la gratificación del trabajo hecho durante todo el año», explica el pilotari

MARI CARMEN MONTESGENOVÉS.

Público en pie aplaudiendo a los dos. Marrahí levantando el brazo a su contrincante derrotado para reconocer el gran esfuerzo del rival. Aplausos resonando con fuerza en El Genovés. Así se bajó el telón de la primera semifinal del Individual Bankia de raspall, una partida que lanzó a Marrahí a la última y definitiva, por segundo año consecutivo, tras ganar 25-20 a Ian.

«Se merece el gesto que he tenido con él. Al final ha sido cuestión de suerte, pequeños detalles. Cuando una partida está tan igualada, como mínimo tienes que mostrar respeto hacia tu compañero porque ha luchado hasta el final y podría haber ganado igual que yo. Que no desista porque es un número uno en toda regla». Con estas palabras reconoció Marrahí el gran trabajo de su adversario poco después de acabar el encuentro.

Al jugador de Villanueva de Castellón se le notaba en la cara el cansancio tras una partida de una hora de reloj, pero con una intensidad máxima desde el principio. También reflejaba la ilusión, la satisfacción de volver a estar en el choque que coronará al rey de la modalidad. «Aquí está la gratificación al trabajo hecho durante todo el año», expresó Marrahí. No quiso olvidarse de su preparador, ni tampoco de Genovés II, su fisioterapeuta, amigo y mejor consejero que podía tener en la escala. «Ha estado toda la partida conmigo diciéndome cómo tenía que sacar. Creo que he tenido al mejor entrenador que podía tener», expresó con gratitud hacia quien esta tarde luchará en la catedral de Pelayo por el cetro en la modalidad de escala i corda.

Genovés despidió a los dos protagonistas puesto en pie y con un merecido aplauso por el esfuerzo «Que no desista porque es un número uno en toda regla», apunta Marrahí sobre Ian, que perdió 25-20

Marrahí empezó en el dau y la garra con que imprimía fuerza a la vaqueta le sirvió para poner contra las cuerdas al campeón de 2017, que no encontraba la forma de responder a tales embestidas. Tanto fue así que el 15-0 en el marcador hizo presagiar que la partida se escapaba. «Me estaba saliendo bien el buscar su izquierda, hasta que Ian ha entrado en partida y me ha hecho mucho daño restando precisamente con esa mano. Más que una defensa suya, se ha convertido en un contraataque que además iba desgastando la pelota. Mientras ésta estaba viva, me estaba diciendo a mí, pero a medida que se desgastaba le decía a él», explicó el ya finalista.

La tensión del último juego se vio en la cancha y también en el semblante de los espectadores que abarrotaron el trinquet. Ian tuvo val-15 para cerrar el encuentro y pasar a la final. En cambio, el poderoso saque de Marrahí se opuso y será este último pilotari quien luche por el título contra el ganador de la segunda semifinal, que protagonizarán mañana Moltó e Iván en Bellreguard (18.30 horas).

Las entradas para la final, programada para el domingo 30 en Oliva, ya están a la venta. Estas se pueden adquirir en el propio trinquet, de lunes a sábado entre las 17:30 y las 21 horas. Existen otros puntos de venta que han sido detallados a través de las redes sociales y la página web de la Fundació.