La Lliga se queda sin invictos

Puchol, a punto de golpear la pelota. / funpival
Puchol, a punto de golpear la pelota. / funpival

El trío de Puchol II y el de De la Vega firman una partida sublimeEl equipo de Pere Roc II mete en apuros al de Soro III mientras el de Sergio se coloca líder en el torneo de raspall con su victoria ante Ian

MOISÉS RODRÍGUEZ

De la Vega, Félix y Nacho perdieron su condición de invictos en la Lliga como lo merecían: en una partida sublime, donde volvieron a brillar a un alto nivel y contra un trío, el de Puchol II, Salva y Bueno, que alcanzó la excelencia. Que al quinto juego y tras sólo un puñado de quinzes el público se pasase más de un minuto aplaudiendo resume un evento deportivo sublime. Después de la cena, en un horario apto para todo aficionado y con un espectáculo de alto nivel. Un ejemplo, en definitiva, de hacia dónde ha de caminar la pilota.

Luego, sobre el tablero de Guadassuar, todas las piezas fueron reinas. Hasta el 30-30 se vieron intercambios largos, con golpes acrobáticos y duras cargas que hallaban una respuesta inverosímil del otro lado de la cuerda. A partir de entonces, los azules estuvieron sobresalientes y el trío rojo, de matrícula.

Puchol II es el rey del rebote, pero no de ahora, sino de varias generaciones. Está a mucho mejor nivel que en el Individual y no cometió ni un solo fallo. Como Salva, que ha sido el sustituto perfecto para el lesionado Raúl, demostrando que a los 40 tiene mucho que dar aún a la pilota. E igual que Bueno, que no se limitó a pararlo todo, sino que también atacó en la punta. Y si a esto se le añade la precisión del número uno en la pelota parada, queda explicada la derrota de De la Vega, Félix y Nacho (60-40), que merecieron llegar a 60 y sumar un punto.

En Pedreguer, Pere Roc II, Santi y Monrabal II vencieron (60-45) a Soro III, Jesús y Carlos, que quedan en una situación comprometida, colistas cuando llega el ecuador de la primera fase de la Lliga. En raspall, Sergio, Seve y Ricardet son líderes profesionales tras ganar (25-5) a Ian, Sanchis y Miravalles en Bellreguard.