Una Lliga exprés como prólogo

Sergio, Seve y Ricardet, que jugarán el Trofeu Fundació, pero no juntos, celebran la Lliga. / funpival
Sergio, Seve y Ricardet, que jugarán el Trofeu Fundació, pero no juntos, celebran la Lliga. / funpival

El campeonato reunirá en el mismo trinquet una partida de cada modalidad, alargando las de raspall y recortando las de escala i corda El Trofeu Fundació arranca el viernes y concluirá justo antes del Individual

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Hace algunos años, aún en la etapa de Valnet como gestor de la pilota de élite, se idearon los trofeos mixtos como arma para revitalizar el deporte autóctono. Se buscaba conciliar a dos aficiones, demasiadas veces ancladas en la defensa de su modalidad favorita frente a la otra. El formato ofrecía, en la mayoría de las jornadas, una partida de escala i corda y otra de raspall en el mismo trinquet. La iniciativa funcionó bien, tanto que este tipo de torneos se clonaron.

Se empezó con el Trofeu Mitx Savipecho, pero en los años sucesivos se le unieron el patrocinado por la cadena de supermercados Masymás y el de la Fundació José Luis López. Los tres en el segundo semestre y uno detrás del otro. La Fundació que gestiona la pilota ha querido unificar a los tres en el calendario, manteniendo el formato pero retocándolo. Y ha surgido una especie de Lliga exprés, con menos equipos, con partidas más cortas y que va a servir de prólogo para el Individual, que tanto en escala i corda como en raspall esta temporada se va a disputar antes del verano.

Cada uno de los patrocinadores de los torneos pioneros será representado en la nueva competición pro un equipo de raspall y otro de escala i corda. Además, se une como espónsor Baleària. El inicio del campeonato coincidirá con la vuelta de los pilotaris contratados por la Fundació de las vacaciones que han disfrutado desde el final de la Lliga. Que los jugadores tengan un periodo de asueto regulado y acotado ha sido una de las medidas que se han puesto en marcha desde que Tino Bendicho ha asumido la dirección deportiva de la Fundació.

Las hostilidades se desatarán este viernes en Genovés, trinquet que habitualmente celebra partidas de raspall, pero donde la competición empezará con una de escala i corda. Las finales tendrán lugar un mes después, en la cancha de Sueca, empezando por raspall. Los billetes para esa jornada están caros, ya que sólo accederán los dos mejores equipos de cada modalidad.

Ausencias notables

Estos se dilucidarán en una primera fase que se compone de seis jornadas: liguilla de ida y vuelta en cada modalidad, donde el primero y el segundo tendrán el pasaporte para la final. La Fundació ha elaborado ocho equipos, cuatro de raspall y otros tantos de escala i corda, en los que hay notables ausencias. Las que más llaman la atención, en la modalidad per dalt, donde no entran Soro III ni Francés. La lectura para ambos puede ser que llegarán con menos carga de competición al mano a mano y que pueden centrarse en su preparación. La negativa, que habrán disputado menos partidas de alta tensión que rivales directos para alzar el Fris Grec como Pere Roc II, Puchol II y el escaleter campeón de Lliga, De la Vega.

También llama la atención que algunos mitgers vayan a disputar este campeonato en la posición de punters: casos como Raúl, Jesús, Josep o Canari debían dar ese paso adelante si querían seguir como titulares, pues con respecto a la Lliga se reducen los equipos en dos unidades, de seis a cuatro.

Lo que ha tratado de equilibrarse son las partidas. Que la duración de la de raspall sea muy similar a la de escala i corda. Por ello, en esta segunda modalidad el ganador ha de llegar a 40, mientras que en la primera hay que alcanzar los 30, como ya se hizo en la final de la Lliga. En ambos casos se empieza a contar de 0. El vencedor se llevará dos puntos y para que el derrotado consiga 1 ha de llegar a 30 en escala i corda y por lo menos a 20 en raspall.