Héroes que no necesitan la 'Txapela'

Pablo Berasaluce, primero de pie por la izquierda, ha venido a seguir el torneo de Genovés II. / funpival
Pablo Berasaluce, primero de pie por la izquierda, ha venido a seguir el torneo de Genovés II. / funpival

El vizcaíno ha seguido a Genovés II durante el torneo: disputó tres finales del manomanista sin ganarlo pero se ganó al público por su juego | «Muchas veces es mejor el cariño de la gente que ganar un Individual», afirma Pablo Berasaluce, mito del frontón vasco

MOISÉS RODRÍGUEZVALENCIA.

«Por favor, Pablo, ¿puedes subir a hacerte una foto con mi hijo?». Después de perder contra Genovés II, José Salvador, el chico de 19 años que sale reforzado de este Individual, quería retratarse con Pablo Berasaluce. El chaval ha crecido en el ecosistema de la pelota a mano en su conjunto. Sueña con triunfar en el trinquet, pero también ha disfrutado siguiendo, junto a su progenitor, el frontón vasco. Admiraron las gestas del delantero de Berriz, un mito sin la 'Txapela' con que se distingue al campeón del manomanista a pesar de que durante su carrera jugó tres finales.

Pero da igual. La pelota a mano tiene esa ley no escrita de que el intangible del cariño del público tiene más valor que cualquier trofeo. Berasaluce se fundió en un abrazo con Genovés II tras su victoria contra José Salvador. «Me ha dejado el polo mojado de sudor, pero muy a gusto», bromeó. Genovés II acudió a su homenaje, cuando se retiró en 2016. Lo hizo junto a su padre, Paco Genovés, la leyenda de la pilota. «José me recuerda mucho a él. Tiene carisma entre la gente, como me pasaba a mi en el País Vasco», señala Pablo Berasaluce.

Aquel día, hubo un guion cerrado para homenajear al delantero. Tanto que Paco y José Cabanes no pudieron darle en público el recuerdo que habían preparado porque no habían podido confirmar su asistencia con antelación. «Yo no tengo una 'Txapela', pero si te digo la verdad, muchas veces es mejor el cariño de la gente que haberla ganado», asegura Berasaluce, que disputó y perdió tres finales.

Genovés II y Soro III se han ganado la admiración unánime, incluso de los rivales, durante el torneo «José es muy técnico y me recuerda a su padre. Eso es lo que engancha a la gente», indica Berasaluce

Igual que Genovés II en su homenaje, ha venido adrede a la Comunitat a seguir en persona el Individual. «Es muy técnico y ya te digo que me recuerda a su padre. Pienso que eso es lo que engancha a la gente. Lo que más me gusta es cómo le da con la izquierda desde arriba. Cuando le entra ahí es muy bonito», detalla el exjugador, que ahora trabaja supervisando los entrenamientos de los pelotaris profesionales de Baiko, una de las empresas del frontón vasco. «Como José sé lo que es luchar contra las lesiones, yo tuve una grave del tendón de Aquiles. Durante 20 años he contado con el cariño de la gente en los buenos y malos momentos, y eso no lo cambio por ningún trofeo», incide. Genovés II y Soro III, campeón ayer en Pelayo, pueden proclamar bien alto que han contado con la admiración unánime durante este Individual.

Genovés II ha tenido el componente heroico y romántico de haber ganado al campeón, y de ese deseo de que cuando se retire lo haga con un Individual. «Amo la pilota y seguiré mientras disfrute», desliza para avisar de que le queda cuerda. Soro III, tras perder prematuramente el año pasado, también ha contado con el respaldo del trinquet, incluso de sus rivales. «Quico es un gran manomanista y me ha ganado con justicia», señalaba Francés minutos después de quedarse sin la final de ayer en el último juego.

Los dos finalistas de ayer son deportistas singulares, capaces de escribir una leyenda a golpe de vaqueta. Como Waldo, cuyo juego enamoró a Berasaluce y que fue el germen de una amistad que aún perdura. «El raspall me gusta más que la escala i corda. Me cautivó que era capaz de jugar con una escoba y ganarle a tres. Dijimos de hacer un partido, pero ya estamos los dos retirados. Tendrá que ser en veteranos», concluye.

Más