Dos grandes vuelven al ruedo

Moltó y Marrahí sostienen ayer el Fris Grec, el trofeo que se entrega al ganador del Individual. / funPIVAL
Moltó y Marrahí sostienen ayer el Fris Grec, el trofeo que se entrega al ganador del Individual. / funPIVAL

Los dos pilotaris que aspiran a suceder a Ian intercambian elogios en la presentación de la partida de Bellreguard y prevén que será igualada Moltó y Marrahí protagonizarán el domingo la final del Individual de raspall

MARI CARMEN MONTES VALENCIA.

Las cartas sobre la mesa, los escudos fuera y los secretos desvelados. No hay incógnita entre dos pilotaris que se conocen prácticamente a la perfección. Moltó y Marrahí compartieron, probablemente, la que fuera su última mañana juntos antes de batirse en duelo el próximo domingo en el trinquet el Zurdo de Bellreguard para luchar por el gran título, el Campionat Individual.

Ayer se presentó en la sede social de Bankia, patrocinador oficial del campeonato, la partida que supone siempre un antes y un después en la carrera deportiva de los pilotaris. Pero lo cierto es que las dos grandes estrellas de la jornada ya han saboreado la gloria de ser campeones.

El primero en conseguir tan ansiado título fue Marrahí. El resto de Villanueva de Castellón lo logró en el año 2014 frente a Guadi, por aquel entonces conocido como Pepe de La Llosa. Moltó hizo lo propio un año después, sucediendo en el trono al que ahora es su rival. El resto de Barxeta completó en el trinquet de La Llosa de Ranes una magnífica final contra su ídolo, Waldo. La leyenda del raspall cedió ante un joven que prometía dar grandes tardes de pilota en el trinquet.

Alfonso Moltó Barxeta «De tocar fondo he pasado a disputar las finales más importantes de la temporada» Julio Marrahí Villanueva de Castellón «No me limitan las lesiones. Desde enero he tenido continuidad y he recuperado mi nivel»

Moltó repitió éxito en 2016, en esa ocasión contra Sergio. Pero tras su reinado de dos años, cayó frente a Ian en 2017, en el mismo recinto que vio cómo llegaba a lo más alto dos años antes. Ahora el de Barxeta afronta su cuarta final consecutiva con más ilusión que nunca, tras un año complicado.

«Las cosas no me salían e incluso pensé en la retirada, pero la situación cambió. He trabajado el aspecto psicológico, los resultados han sido muy buenos y de tocar fondo he pasado a acabar jugando las finales más importantes de la temporada», afirmó el jugador refiriéndose a la Lliga y la Copa de raspall, y ahora además, también la final del Individual, su torneo favorito.

La complicidad entre ambos finalistas se pudo comprobar a simple vista, así como las ganas que los dos tienen de ofrecer el máximo espectáculo posible a todos aquellos que se den cita el domingo a partir de las 12 horas en Bellreguard. No quedaron palabras de enaltecimiento de uno sobre el otro, pues ambos destacaron el buen estado físico que atraviesan. El campeón de 2014 aseguró que se había preparado «a conciencia física mentalmente, y sabía que podía dar la talla y llegar a la final, ¿por qué no?».

Respecto a la semifinal en que dejó fuera de la competición a Ian, vencedor del año pasado, comentó: «Ganar al vigente campeón, para mí no demuestra nada. Nunca había jugado contra él y no sabía cómo iba a responderme».

Ahora ambos aspirantes al trono del mano a mano tienen por delante casi una semana en la que tendrán que ser pacientes y calmar nervios, que más que nervios son ganas de saltar al trinquet a explotar al máximo su potencial y volver a levantar el Fris Grec.

Marrahí aseguró: «La rutina es la misma que las partidas anteriores del Individual, intentas entrenar las horas que toca y dejar las horas de descanso para poder llegar en un estado fuerte». Por su parte, Moltó comentó que ahora es momento de ir al trinquet «a ver las sensaciones que tienes y es muy importante el descanso porque estamos a pocos días de la final y creo que es lo más importante».

De la final esperan que sea dura y reñida. «Habrá que aplicar el manual, buscar el punto débil e ir madurando el quinze», augura Moltó. «En estas partidas, lo que determina son pequeños detalles y errores», añade Marrahí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos