Un buen cocinero al que le gusta demasiado abrir gas

Genovés II se dispone a golpear en una partida a mediados de este mes./Funpival
Genovés II se dispone a golpear en una partida a mediados de este mes. / Funpival

José Cabanes 'Genovés II'

Moisés Rodríguez Plaza
MOISÉS RODRÍGUEZ PLAZAValencia

Genovés II no tiene problema en ponerse el delantal. «Como con la música, soy un cocinero frustrado. Me gusta, cocino de todo, lo que quieras», asegura el pilotari, que también es buen comedor: «No hay nada que no me guste. El arroz al horno, el arròs en tanda de mi tía Carmen... y el rabo de toro que hace mi madre es excepcional».

Lo dice sonriente, casi relamiéndose. Igual que cuando se ajusta el casco y se sube a una moto. Le apasiona abrir gas, quizás demasiado. «Antes de gripar, las motos de dos tiempos corren más», deslizó hace poco para valorar una de sus victorias en este Individual. Su primera montura fue una Aprilia Chesterfiel de 250, una réplica de la de Max Biaggi. «Ahora esa la tengo para cuando voy a circuito», apunta.

Aunque ya hace tiempo que no va a rodar en tandas libres. Se compró una R1. «Ahora ya voy más tranquilo, porque los años pasan», indica Genovés II, sabedor de que su afirmación no es del todo cierta. «Hay que reconocer que la moto es muy golosa. La cojo para ir a ver la partida de La Llosa de Ranes y enseguida le das gas», reconoce. «La verdad, es mucho más seguro rodar en circuito». Junto a las motos y la música («pero no la de discoteca y todas esas cosas), José Cabanes tiene otra afición y también es un deporte: el boxeo.