La final del paso atrás

Los cuatro pilotaris que disputan hoy la final de la Copa de escala i corda en Guadassuar. / funpival
Los cuatro pilotaris que disputan hoy la final de la Copa de escala i corda en Guadassuar. / funpival

Puchol II tratará de revalidar en Guadassuar el título que logró en 2017 frente a Pere Roc II y Tomàs II, que llegan sin conocer la derrota La Copa de escala i corda puede decidirse en lo que tarde Carlos en sacar y colocarse

MOISÉS RODRÍGUEZ VALENCIA.

Un gesto técnico repetitivo pero preciso y una carrera corta aunque explosiva. Carlos de Genovés puede encerrar la clave que descifre una final de Copa de escala i corda que se plantea más igualada que nunca. Llegan dos de las máximas figuras de la modalidad, Puchol II y Pere Roc II. Como escuderos cuentan con los punters de referencia. Ambos anhelan dar el paso atrás y consolidarse como mitgers. «Sí que tiene el punto de motivación extra luchar por un título en esta demarcación», reconoce Tomàs II. Quieren trazar un retroceso en sus carreras, que paradójicamente implica progresar, pero antes deberán llevarlo a cabo durante la partida de mañana (12 horas) en el trinquet de Guadassuar.

Porque ambos salen de la cuerda, esto es, en cada quinze deben arrancar de la divisoria. Una vez se ponga la pelota en juego, retroceden para colocarse en su posición en el trinquet. Esta medida es un hándicap que se aplica para nivelar las partidas. Al haberse diseñado la Copa como un torneo de parejas, de este modo se ha pretendido limar la ventaja de las máximas figuras.

De la cuerda han salido los compañeros de Soro III, Puchol II y Pere Roc II, Salva, Carlos y Tomás II, respectivamente. La medida puede parecer baladí, pero no lo es tanto si se cuentan la cantidad de esprints que estos tres pilotaris han tenido que hacer en cada partida de unas dos horas de duración.

Pero es que a esto hay que añadirle la presión extra que soporta Carlos cuando está en el resto. Es el único que pone la vaqueta en juego, las demás parejas, incluidas las de las otras dos figuras, han tenido feridor. Carlos debe sacar y correr hacia atrás para colocarse. Son unos metros y unas décimas de segundo, pero en una partida tan igualada, Pere Roc II y Tomàs II saben perfectamente que ahí tienen una baza.

«Intentaremos aprovecharlo y cortar cuerda en ese primer momento en el que Carlos aún no está para pararla», admite Pere Roc II. «Rodri es un ganador nato y un jugador de primer nivel. Intentaré ponérsela atrás para que no juegue fácil», indica Carlos. Los cuatro se conocen a la perfección y tampoco tiene secreto un trinquet al que acuden a jugar con regularidad.

Ese es otro detalle: el del dau. Ahí tiene en teoría ventaja Pere Roc II por su condición de zurdo. Si ese primer golpeo lo hace con facilidad y puede apretar a Puchol II, quizás no cierra el quinze pero restará energías al de Vinalesa pensando en una carrera de fondo. «Carlos y yo nos conocemos bastante. Él debe quedarse cerca de la cuerda porque tiene ese hándicap de sacar. Ahí puede pararla, aunque eso implique que yo también tenga que coger más juego», señala el actual campeón.

Porque ese es Puchol II. Defiende el título conseguido en 2017 junto a Monrabal -que este año no ha sido seleccionado para disputar la Copa- en aquella emocionante partida de Llíria. En ese duelo en el que Marc y Pere tuvieron varias veces val para cerrar la partida.

Así son las finales. Muchas veces se deciden por pequeños detalles, como esa falta de más en la ferida, ese paso atrás rápido pero preciso que tendrán que hacer hoy los mitgers. O el calor sofocante que, al menos eso dice la previsión meteorológica, azotará en la mañana de este domingo la Comunitat. «Yo estuve el jueves media hora corriendo a las doce de la mañana en las pistas de atletismo para acostumbrarme», comenta Pere Roc II.

«Es un trinquet noble donde reboteo cómodo», indica Puchol II. Por ello sus contrincantes quieren que la pelota vaya a ras de cuerda. Fuerte y precisa. Para las dos figuras la partida es trascendental. Si gana Puchol II, suma su segunda Copa consecutiva. Si lo hace Pere Roc II, habrá conquistado los dos campeonatos oficiales de 2018 y estará en disposición de lograr un triplete histórico en el Individual, donde en 2017 disputó su primera final.

Pero para Tomàs II y Carlos la partida puede marcar sus carreras. Indiscutibles como punters, anhelan triunfar también como mitgers.

Fotos

Vídeos