Los equipos comienzan a definirse

Félix se dispone a restar de volea a punta de palco en una partida de la Lliga de escala i corda. / funpival
Félix se dispone a restar de volea a punta de palco en una partida de la Lliga de escala i corda. / funpival

El torneo de escala i corda ofrece más equilibrio tras la disputa de dos jornadas mientras que en el de raspall se han establecido tres grupos diferenciados Puchol II, De la Vega, Sergio i Montaner lideran la clasificación de las ligas

JOSÉ A. MONTEAGUDO VALENCIA.

Dos semanas de competición completadas y dos clasificaciones perfectamente definidas. Parece de Perogrullo, pero nunca había sido tan fácil seguir la evolución de las ligas profesionales. Tanto es así que antes de la remodelación de ambos torneos podía ocurrir que una formación hubiese completado tres partidas y otra no hubiese debutado. Complicado para fidelizar al público.

Con dos actuaciones firmadas de las diez que componen la fase regular sería precipitado señalar a posibles candidatos para el acceso a la fase final, pero sí hay elementos para el análisis. El más evidente es que una Lliga, la de la modalidad de escala i corda, ha comenzado bastante más ajustada que la otra, la de raspall.

En la disciplina de aire solamente quedan dos equipos invictos, pero todos han puntuado. Puchol II, Raúl y Bueno lideran la clasificación con 4 puntos, los mismos que acumulan De la Vega, Félix y Nacho, que son segundos por su peor coeficiente de juegos. Del campeón individual se esperaba que aspirase a todo antes de comenzar la competición. Ahora que se ha comprobado que Raúl está a su mejor nivel y con la fiabilidad de Bueno, las acciones de este trío han subido en la bolsa de valores.

La modalidad de escala i corda ha comenzado bastante más ajustada que la otra, la de raspall

Aunque quienes más han mejorado su cotización son sus inmediatos perseguidores. La competitividad estaba asegurada con la presencia de Félix dado que es un número uno en su posición. Faltaba comprobar la adaptación de Nacho a la punta, que ha pasado de más que óptima a muy buena. Y sobre todo, cómo respondería De la Vega a su debut como titular: sencillamente excelente.

El resto de formaciones han demostrado que tienen entidad y manos para llegar lejos pese a haber pagado algún momento de desconcentración o la falta de acierto en los golpes en los que se deciden las partidas. Pero no hay nada que reprochar ya que la igualdad ha sido la tónica dominante de todas las partidas.

En la Lliga de raspall sí que hay diferencias mayores. También hay dos tríos 'inmaculados', el formado por Sergio, Seve y Ricardet y el de Montaner, Brisca y Gabi, ambos con 4 puntos. El primero es un equipo con mayúsculas, con perfecto reparto de las tareas y méritos, aunque con su resto sobresaliendo y mandando. En el segundo, Brisca vuelve a marcar la diferencia. Ahora mismo no hay mitger que se le aproxime en prestaciones. Y en Montaner, el equipo ha encontrado un filón con el saque.

Por su parte, Moltó, Josep y Lorja empatan a 2 puntos con Ian, Sanchis y Miravalles. Esto se traduce en una victoria y una derrota, en una actuación sobresaliente y otra muy discreta. Las dos caras de la moneda en dos formaciones que dependen como el respirar de sus respectivos restos.

Quienes tienen que mejorar ya para no quedar más descolgados son los tríos que cierran la tabla sin puntuar. Pablo, Canari y Raúl han estado casi bien en las dos partidas. Aprietan y defienden mucho pero les falta quinze. Y Marrahí, Tonet IV y Néstor simplemente no han dado la talla, salvo algunas ráfagas del mitger. Aquí, el margen de mejora es abismal.

 

Fotos

Vídeos