«Me ha costado empezar a ganar y ya me he quitado un peso de encima»

Carlos, durante la final de la Copa de escala i corda del domingo. / funpival
Carlos, durante la final de la Copa de escala i corda del domingo. / funpival

Carlos Sanchis Pilotari campeón de la Copa de escala i corda, «Quiero consolidarme como mitger y lograr la Lliga ahí. El Individual ni me lo planteo, nunca lo he jugado y creo que no tengo facultades», afirma

MARI CARMEN MONTES VALENCIA.

Apenas dos días han pasado desde que Carlos Sanchis alzase por primera vez el trofeo que se otorga a los campeones de la Copa Diputación. Y si de normal es motivo de satisfacción levantar un título, en esta ocasión aún lo fue más, pues el de Genovés no ha parado de sumar desde que empezó el año.

«Si miro hacia atrás estoy muy contento porque ganar la Copa y la Lliga, que son dos competiciones muy importantes, es a lo que todo jugador aspira. Además, participar en todos los trofeos que se han organizado, significa que estás haciendo las cosas bien», asegura.

Este éxito es para Carlos el premio al esfuerzo del día a día, a las horas de dedicación que muchas veces pasan desapercibidas, pero que restan tiempo libre, momentos con la familia y con los amigos. Aunque compensa, y más cuando uno trata de dejar constancia de que sabe jugar al medio, y no solo a la punta y en la ferida.

Su padre sufre más que nadie en las partidas, además de ser también el más crítico con su juego En el poco tiempo libre que tiene suele sentarse en la escala del trinquet para ver otras partidas

Ser el responsable de poner la vaqueta en juego no le había supuesto ningún problema. «Estoy acostumbrado a hacerlo, pero el domingo en la final no me salió como yo esperaba. Hice alguna falta contra un zurdo como Pere Roc II y me restó un poco de confianza. Con él intenté cambiar la forma de ferir para hacerle más daño», desvela.

¿Presión por ser campeón? «Yo creo que es al contrario, me he quitado la presión y puedo decir que he ganado lo más importante y ahora todo lo que venga tiene que sumar. Lo que me ha costado ha sido empezar a ganar, porque había participado en muchas ediciones de la Copa y la Lliga sin haber llegado a la final. Ahora ya me he quitado un peso de encima», asegura.

En la final lo acompañaron sus amigos y familia. «Mi padre es el que más sufre, y también el más crítico con mi juego», comenta Carlos. Con los primeros se fue de comida, con los suyos, de cena. Faltó en el trinquet su hermana Susi, mujer de Genovés II, que dará a luz en septiembre y que vio la partida a través de la televisión para evitar el calor agobiante del pasado domingo.

Si se le pregunta por su siguiente objetivo, lo tiene claro. «Me gustaría consolidarme en mi posición de mitger y ganar la Lliga ahí. Me han preguntado por el Individual, pero no me lo planteo. Nunca he jugado mano a mano y creo que no tengo facultades para hacerlo», sostiene. Para lograr sus metas sigue las órdenes de su preparador y amigo Michel, que también trabaja en los equipos inferiores del Valencia CF.

Carlos se levantó sin despertador al día siguiente de coronarse campeón junto a Puchol II, y estuvo ayudando un rato a su padre y su hermano en el campo, pero de relax. «A mí no me gusta estar en casa parado porque me aburre», comenta el pilotari de Genovés. Por la tarde bici o piscina para despejarse, no como entrenamiento. Hoy sí tiene en mente pasar por el gimnasio.

Su puesto como pilotari profesional no le permite parar, como mucho algún día libre. Curiosamente en sus pocas horas disponibles para el ocio, es fácil ver a Carlos en un lugar que conoce bien, el trinquet: «Es mi pasión, me entretiene. La semana pasada tuve que ir a Castellón de Rugat a ferir en la partida previa, pero hubiese ido igualmente a ver la final de la Copa de raspall».

Fotos

Vídeos