Un aniversario con mucha pilota y poco institucional

Daniel Ribera 'marxa' durante una partida. / funpival
Daniel Ribera 'marxa' durante una partida. / funpival

El trinquet de Guadassuar conmemora sus 40 años de vida

JOSÉ A. MONTEAGUDO VALENCIA.

El trinquet de Guadassuar conmemorará el próximo viernes un número redondo: los cuarenta años de su apertura. Para la ocasión se ha programado una maratoniana jornada que comenzará a las 18 horas y concluirá de madrugada. «Será una celebración que tendrá poco de institucional y mucha pilota. Hemos querido que sea una fiesta para los aficionados, los jugadores y, en definitiva, para la pilota en general», señala Daniel Ribera, gestor del recinto.

El trinqueter lleva semanas planificando el evento. Con mimo, porque así se lo pide el cuerpo tras casi dos décadas al frente de la instalación. Recuerda el momento en el que se planteó tomar el relevo de un histórico, Enriquito de Alzira: «Yo iba a jugar allí prácticamente todas las semanas y tenía una gran relación con Enriquito, que me comentó que estaba cansado y que pensaba cerrar. Tenía 26 años. Le consulté a mi padre sobre la posibilidad de hacerme cargo del trinquet y me apoyó aunque me avisó. Me dijo que si me lo quedaba, pronto dejaría de jugar. Efectivamente, me retiré como pilotari a los 30 años».

A Daniel Ribera no le pesa haber sacrificado parte de su carrera deportiva por ser partícipe de la pilota desde otro lado. Y lo hizo en su mejor momento, cuando conquistó la Lliga y tenía más peso específico en el mano a mano, donde alcanzó una final. Es más, se enorgullece de ser el tercero de una generación de trinqueters. Quizás haya un sucesor, su hijo, también Daniel de nombre. «Me ayuda en los trinquets que gestiono y lo hace bien, pero la prioridad son los estudios y acabar la carrera. Cuando la tenga deberá elegir o quizás compaginar. A mí me encantaría que fuese el cuarto de la saga», dice Ribera.

Ribera se hizo cargo de la instalación cuando Enriquito de Alzira decidió dejar de gestionarla El expilotari desea que Daniel, su hijo, coja algún día el relevo como cuarta generación de trinqueters

De vuelta al trinquet de Guadassuar, su auge y consolidación costó alrededor de un año. «José Luis López y José Luis Richart 'El Blayo' me apoyaron muchísimo. Su presencia animaba mucho las tardes porque los jugadores tenían buenas propinas, las figuras querían ir y ellas arrastraban a más gente. Luego, con la crisis, nos hemos reinventado porque los postores han ido cayendo, pero seguimos siendo uno de los trinquets que más aficionados congrega», añade.

La satisfacción por el trabajo realizado y el agradecimiento a los que le han dado vida al trinquet son las principales razones por las que Daniel Ribera pone tanto empeño en el aniversario. «Es que es un trinquet que he hecho de cero. Es como un hijo», dice. ¿Y si el de Guadassuar es como un hijo, qué es el más importante de todos, Pelayo, del que también es responsable de la parcela deportiva? «Son cosas distintas. Pelayo es un reto y una ilusión ya que es la catedral, el trinquet número uno. Pelayo lo es todo. Para un pilotari lo máximo es jugar en Pelayo y para un trinqueter igual», afirma.

El viernes, la sesión comenzará con un 'mini torneo' de dos semifinales y la final, al estilo del Trofeu Primavera. Las partidas se disputarán seguidas y serán a cinco juegos las dos primeras y a seis la final. Este es el guiño que el aniversario hace al ámbito aficionado ya que los contendientes serán pilotaris de los clubes Amics de la Ribera, Massamagrell, Torrent y La Pobla de Vallbona. Una vez calentados los motores se procederá a llenar a barriga. Sobre las 21 horas, todos los presentes serán invitados a cenar. Ribera especifica: «Esto no supone aumentar el precio de la entrada para cubrir ese gasto. El viernes se cobrará como un día normal».

Como la previsión es que el bar se quede pequeño para acoger a tantos comensales, a las 22 horas se retomará la actividad en el trinquet para que los que no tengan silla puedan degustar su 'torrà de chulles' en la escala. Ahora viendo en acción a la savia nueva, a los componentes de la escuela del club de pilota local. Media hora más tarde, cambio de protagonistas, para dejar paso a una selección de jugadoras de raspall, también componentes del Club Amics de la Ribera.

Ha llegado el momento del plato fuerte, que no del colofón. Será sobre las 23.15 horas cuando ocupen la cancha las primeras figuras: Genovés II, Javi y Carlos se medirán a De la Vega, Félix y Monrabal II. Cartel de primer nivel que corresponde a la segunda semifinal del Trofeu Mancomunitat de la Ribera Alta, torneo que comienza mañana en el mismo trinquet de Guadassuar.

Ahora sí, toca bajar el telón, pero alguna hora más tarde tras la conclusión de la partida. Con un refrigerio en la mano, buena compañía y música en directo.

Este final de año, y una vez concluido el Individual tanto de escala i corda como de raspall, se suceden los torneos más cortos. El domingo en Oliva hay otra fiesta de la vaqueta con las finales del Trofeu Mixt Savipecho. Por la tarde, en Benissa, comienza el torneo de la localidad de la Marina Alta.

 

Fotos

Vídeos