La Subida al Garbí, otra vez suspendida

Uno de los participantes en una de las últimas ediciones disputadas. / josé marín
Uno de los participantes en una de las últimas ediciones disputadas. / josé marín

La Federación recibe el auto judicial que desestima las medidas cautelares | La organización, con más de cuarenta ediciones a sus espaldas, confiaba en celebrarla el domingo 16 después de cancelarla los últimos siete años

TONI CALERO

La Subida al Garbí tampoco se celebrará este año. Los amantes de esta mítica prueba, con más de cuarenta ediciones a sus espaldas, se quedan por séptimo año consecutivo sin ver desfilar los coches por algunas de las cuestas del Parque de la Calderona. La Federación Valenciana de Automovilismo recibió este viernes el auto judicial en el que se mantenía el 'castigo' a la prueba. Se han desestimado las medidas cautelares y, por tanto, queda anulada la cita que estaba prevista para el 16 de diciembre.

Hace apenas unas semanas la organización albergaba esperanzas de recibir la cautelar -a la espera de la sentencia firme- y así poder seguir adelante con la celebración de la Subida al Garbí. La prueba valenciana es una de las que más arraigo tiene entre los seguidores del automovilismo de la Comunitat y con ese apoyo popular, más el que le han brindado distintas federaciones, confiaba en que después de dos años de cancelación esta vez sí pudiera disputarse.

«El Comité Organizador tenía esperanzas de obtener autorización judicial para poder celebrarla este año, pero se notificó por la Gobernación la No Autorización amparada en el informe desfavorable de la Dirección General del Medio Natural», explicaba la organización en un comunicado sobre la anterior cancelación. Los dos rechazos consecutivos no frenaron a los impulsores de la Subida al Garbí, pero de nuevo han visto cómo la justicia denegaba la prueba.

En ese texto aseguraba la organización estar convencida de que «el Parque Natural de la Sierra Calderona no está reñido con nuestro deporte». Fuentes de la Generalitat explicaron en su momento a este periódico que no es posible autorizar competiciones de deportes de motor en medio natural protegido. Y en caso de regulación distinta, también admitía que la Subida al Garbí seguiría sin celebrarse en La Calderona. La organización no pierde la esperanza de triunfar finalmente en los juzgados aunque de momento tendrán que esperar al menos un año más para ver desfilar los coches por el Garbí.

 

Fotos

Vídeos