El Mundial ruge en valenciano

Arón Canet, durante la carrera de ayer en la que consiguió la victoria. / ep
Arón Canet, durante la carrera de ayer en la que consiguió la victoria. / ep

«Me ha impresionado cuando me han dicho que soy el primero del campeonato. Estoy muy contento», comenta el piloto de Algemesí Canet logra su primera victoria desde 2017 y Masià lidera Moto3 junto al de Corbera

MOISÉS RODRÍGUEZ

Los aficionados al motociclismo de todo el planeta escucharon ayer hablar en valenciano. Fue a través de la voz entrecortada de Arón Canet, que dedicó la victoria en su circuito favorito a su abuelo, que lo está pasando mal. «He querido mandarle fuerza y transmitirle que le quiero», precisó el piloto antes de romper a llorar.

Había sido una carrera de muchas emociones. Por los asuntos familiares y por degustar el sabor del triunfo más de un año después. Desde 2017, Arón Canet no ganaba en el Mundial. «Después de lo que pasó aquí en 2017 -era el más rápido y se fue al suelo froto de la presión de Fenati- ha sido fantástico ganar aquí. Pensaba mucho en apretar en el momento indicado, ha sido así y hemos podido conseguir una victoria increíble», indicó el valenciano.

A Canet le benefició la caída de Suzuki, el primero en marcar distancias con el grupo y que se fue al suelo cuando restaban cinco vueltas para que viese la bandera a cuadros. Cuando el nipón se fue al suelo, el valenciano no quiso que la carrera volviese a resolverse en una ruleta rusa en la que había demasiados candidatos: Migno, Alonso López, el pupilo de Aspar Raúl Fernández y un Jaume Masià que en esos momentos ya estaba desatado.

El ataque del piloto de Corbera, uno de los más experimentados de la parrilla fue definitivo. «Esta victoria la he conseguido por pensar encima de la moto», afirmó. Marcó una distancia mínima que impidió al resto de sus rivales alcanzarle. Ni siquiera a un Jaume Masià que a día de hoy es el que mejor se desenvuelve en los finales de infarto habituales en Moto3. «Ha sido increíble. Después de un mal warm up , el equipo ha hecho un gran trabajo. Es fácil correr cuando te dan la mejor moto y voy a seguir peleando de la misma manera», afirmó el piloto de Algemesí, que ha pasado de quedarse siempre con la miel en los labios a liderar el Mundial.

Y eso se lo permiten los dos podios consecutivos: la victoria en Argentina y el segundo puesto de ayer. «Me lo han dicho y me he quedado sorprendido. Estoy muy contento», comentaba Masià, que atesora 45 puntos, los mismos que Canet, quien ha logrado en la presente temporada un triunfo -el de ayer- y el tercer puesto de Catar.

El podio lo cerró Andrea Migno. En la parrilla de la categoría pequeña hay otros dos pilotos de la Comunitat. El castellonense Sergio García por fin debutó en el Mundial y quedó el 19. Un poco más arriba, el 17 pero también fuera de los puntos, aparece en la clasificación el otro valenciano, Vicente Pérez.

Más