GP de Alemania

Márquez buscará su décima victoria consecutiva en Sachsenring

Márquez buscará su décima victoria consecutiva en Sachsenring

Austin pone en guardia al líder del Mundial de MotoGP, gran favorito a la victoria en el GP de Alemania y a marcharse de vacaciones con más de los 44 puntos que tiene ahora

BORJA GONZÁLEZMadrid

«¿Te van a dejar entrar en Alemania?», le preguntaban a Marc Márquez después de ganar el pasado domingo en el circuito de Assen. «¿Por qué?», contestaba el español. «Porque allí siempre ganas», le repreguntaron. «Sí, pero en Austin también ganaba siempre, y ya se vio...». Este jueves, en Alemania, en el circuito de Sachsenring, Márquez se mostraba tranquilo en la jornada previa al inicio de los entrenamientos de la cita germana. Llega con 44 puntos de ventaja en la general sobre Andrea Dovizioso, la Ducati no suele brillar en este trazado (desde 1998 Honda ha ganado quince veces, Yamaha cuatro, y Suzuki y la moto italiana sólo una vez), se espera una buena climatología que evita esa parte del riesgo que genera la lluvia o las condiciones del asfalto y, por encima de todo, ha ganado en los últimos nueve años consecutivos. Desde su último año en 125cc, el campeón español no ha hecho otra cosa que subir a lo más alto del podio y de salir desde el primer puesto de la general, una auténtica barbaridad.

«Todos sabemos que tanto Honda como Marc son los claros candidatos a la victoria, así que intentaremos seguir su velocidad y después veremos. Quién sabe en carrera, si la preparamos bien igual podemos atacar, tenemos poco que perder», reconocía el ganador en Assen, Maverick Viñales. El piloto de Yamaha puede afrontar este fin de semana con otro espíritu y con la tranquilidad de haberse quitado un peso de encima, aunque siendo consciente, como el resto de la parrilla, de que cualquier cosa que no sea un triunfo de la Repsol Honda número 93 se consideraría una sorpresa. Un arma de doble filo para el dueño de esta moto, que todavía tiene la mosca detrás de la oreja tras su inesperada pifia en el Circuito de las Américas, otro escenario al que llegaba imbatido y del que salió con cero puntos por una inesperada caída provocada por el crítico tren delantero de su moto (y por unos problemas electrónicos que fueron inmediatamente solventados) cuando lideraba con solvencia la carrera. «En el equipo saben que la tengo presente porque saben que me dolió, y cuando te duele una cosa te sueles acordar más durante todo el año; no me acuerdo de la victoria de Argentina, sino que me acuerdo de la derrota, de la caída de Austin y lo tienes presente, pero no voy a salir pensando en si me caigo. Tengo que salir pensando que tengo 44 puntos y que el objetivo es irme de vacaciones con más puntos de ventaja, no con menos, así que ese es el objetivo principal», insiste Márquez. Una afirmación que constata cuál es el mayor temor del líder de la general antes del inicio de la acción: el 'síndrome de Austin'.

«Somos conscientes de lo complicado que es recuperar puntos a Marc, aunque incluso estando a cero puntos habría que reconocer que ha demostrado ser el más fuerte. Así que lo que tenemos que hacer nosotros es mejorar nuestra velocidad, porque si no es imposible», apuntaba por su parte Dovizioso, en un discurso, el de Ducati, que ha cambiado en poco tiempo. De empezar a ser considerada como la moto más equilibrada de la parrilla, incluso más que la Honda, que parece que sólo funciona de verdad en manos de Márquez (que tendrá a Stefan Bradl en el otro lado del box para cubrir la baja del lesionado Jorge Lorenzo, mientras que el propietario de la tercera Honda 2019, Cal Crutchlow, es duda por una lesión en la rodilla causada por un incidente con la bicicleta de carretera), a empezar a ser puesta en el foco por sus pilotos por algunas carencias que se evidenciaron en Holanda. No sorprendería si aparecen también en Alemania, aunque cuentan con el precedente de las 12 vueltas lideradas en 2018 por Lorenzo. Una casa, la italiana, que anunció este jueves la renovación para 2020 de su segundo piloto, Danilo Petrucci, que ha vivido un examen continuo como su piloto oficial desde el arranque de 2019.

Por otra parte, el fin de semana de Alemania cuenta con un aliciente añadido, además de MotoGP, y de lo que pase en Moto2 y Moto3 (con Alex Márquez intentando recuperar el liderato tras el disgusto de Assen y Arón Canet buscando mantener la primera posición de la general): el estreno del Mundial de eléctricas, MotoE, con los pilotos (y muchos aficionados) mirando de reojo la herejía de la ausencia de gasolina, aunque con el interés de ver qué depara esta nueva competición en la que van a participar pilotos como Sete Gibernau, Nico Terol, Bradley Smith o María Herrera. El cuarto español que tomará la salida el domingo a las 10 de la mañana será Héctor Garzó.