Lorenzo vuela en territorio Márquez

Lorenzo en el circuito de Sachsenring. /AFP
Lorenzo en el circuito de Sachsenring. / AFP

El mallorquín se luce con su vuelta rápida en Sachsenring, en un trazado en el que el líder del Mundial vuelve a ser el más sólido

BORJA GONZÁLEZSachsenring

El final del segundo entrenamiento libre de MotoGP en Alemania fue el clásico carrusel de cambios en la tabla de tiempos. Justo en el momento en el que casi todos los pilotos de la parrilla decidieron montar neumáticos nuevos para fijar un buen registro de cara a la clasificación. Tras esos cinco últimos minutos finales ésta dejó a Jorge Lorenzo como el más rápido, con un tiempo seis décimas mejor que el récord del circuito, espectacular para tratarse de un viernes, cuando teóricamente hay poco en juego. También relevante en un trazado sobre el papel poco propicio tanto para el mallorquín como para Ducati, que esta vez metió a sus tres motos 2018 entre las cuatro mejores.

«Estamos en un gran estado de forma incluso en una pista difícil para nosotros», reconoció Lorenzo, que aventajó en 257 milésimas a Petrucci. «Tenemos que trabajar más con la moto para tener un paso constante. La moto ha dado un paso adelante con respecto al año pasado. Para ser Sachsenring y para ser un viernes hemos ido muy rápido. Tenemos que trabajar en pequeños detalles para salvar los neumáticos que serán claves el domingo», analizó, a la vez que apuntó, como el resto de favoritos, al dominador en Sachsenring. «Nos faltan más décimas de velocidad para luchar con Marc el domingo». Y es que pese a ser 'sólo' quinto, Marc Márquez volvió a dominar en lo relevante, en el ritmo de carrera, después de ser el único en decidir no montar neumáticos nuevos cara a la clasificación final del día.

«Me he centrado, como ya hice en Holanda y en Montmeló, en la puesta a punto, en intentar entender los neumáticos, sobre todo el trasero, y creo que hemos dado un pasito esta tarde, aunque tengo que decir que creo que este gran premio será mucho más igualado que en años anteriores», razonó Márquez, considerando que las buenas condiciones climatológicas que se esperan en Sajonia van a ser fundamentales para esa supuesta igualdad, en la que aún no creen sus rivales.

«Todas las Ducati hemos sido rápidas, y eso confirma que tenemos una buena base», apuntó Dovizioso, cuarto. «Pero no podemos estar seguros de si a Márquez se le puede batir, porque no sabemos hasta qué punto los tiempos son cien por cien reales. Marc trabaja la mayor parte del tiempo para la carrera, es algo que se puede permitir él, así que no será fácil», añadió, a la vez que reconocía la mejora de esta Ducati respecto a la de 2017, con más facilidad de manejo en los cambios de dirección y mejor entrada en curva. Entre las tres Ducati oficiales se coló la Suzuki de Iannone, una marca que también ha dado un cambio radical en Alemania con respecto al pasado curso, mientras que más atrás finalizaron las Yamaha, con mejor pinta la de Viñales, pese a volver a lamentarse de los problemas con la electrónica, que la de Rossi (decimoséptimo). En ese sentido, Maverick volvió a deslizar una posible revolución en su box que pasaría por un cambio de jefe técnico, en este caso el prestigioso Ramón Forcada, tres veces campeón del mundo con Lorenzo y Yamaha.

Temas

Motogp

Fotos

Vídeos