Motociclismo

La tormentosa temporada de Pedrosa

Dani Pedrosa se dispone a subir a su moto. /Reuters
Dani Pedrosa se dispone a subir a su moto. / Reuters

El piloto catalán atraviesa su peor racha de resultados desde que compite en MotoGP, mientras se espera que se confirme cuál va a ser su futuro

BORJA GONZÁLEZ Assen

«Creo que Dani (Pedrosa) está en una situación difícil. Era uno de los circuitos que le cuesta más, por su físico, pero también es cierto que la Honda es una moto que si no estás motivado es imposible ir, se mueve, tienes que ir con ganas y con valentía. Pero lo bonito del motociclismo es que aún el piloto puede marcar la diferencia». En estas declaraciones de Marc Márquez después de ganar en Assen, al ser preguntado por la diferencia de rendimiento entre él y su compañero de equipo –decimoquinto-, se ha querido ver un 'análisis' de por qué Pedrosa está sufriendo tanto en esta temporada, sobre todo en el tramo que coincide con la efervescencia del mercado, con su futuro como una de las piezas aún por encajar, una vez que tuvo un inicio de curso desafortunado.

En Catar compitió con las secuelas de una caída en pretemporada en la que se dañó la mano izquierda; en Argentina, después de salir segundo, se fue al suelo por una encontronazo con Zarco que le mandó al quirófano. Aún con la operación en el radio de su brazo derecho muy fresca, hizo lo que pudo en Austin, mientras que en Jerez, cuando peleaba con Dovizioso y Lorenzo terminó por los suelos en un choque múltiple en el que volvió a hacerse daño, esta vez en la cadera. Todo mientras seguían los rumores incesantes sobre quién iba a ocupar su sitio en el Repsol Honda, aunque los movimientos de pilotos como Zarco o Joan Mir –Dovizioso se ofreció también aunque más por un movimiento para presionar a Ducati- iban dejando la sensación de que el piloto de Castellar del Vallés iba a terminar renovando –una vez más- el contrato con el único equipo con el que ha competido en MotoGP, y con la única fábrica que ha corrido desde que debutó en el Mundial en 2001.

En Francia terminó sexto, tras clasificarse décimo; en Mugello ocupó el vigésimo puesto en la salida, y no terminó la carrera al cometer un error y llevarse con él al japonés Nakagami. Pocos días después saltaría la bomba: en un movimiento de última hora, HRC anunciaba que no iba a contar con sus servicios, lo que derivó en un comunicado del piloto. «Después de haber anunciado el fin de mi relación con HRC al acabar este año, me gustaría comunicar con motivo del GP de Montmeló daré información sobre mi futuro», rezaba la parte principal de la nota, a la que le siguió el sorprendente anuncio por parte del Repsol Honda de que se hacía con los servicios de Lorenzo para 2019 y 2020, justo cuando alrededor del mallorquín se estaba montando un proyecto auspiciado por Dorna, el organizador del campeonato, con Yamaha y con la petrolera malasia Petronas.

El comunicado de Pedrosa llegó en un momento en el que en la balanza de su futuro había ganado muchísimo peso la opción de la retirada, aunque rápidamente se activó la posibilidad de que ocupase ese lugar pensado inicialmente para Lorenzo, también por el interés de no perder a uno de los considerados hombres fuertes del Mundial. Esto hizo cambiar el pensamiento inmediato de Pedrosa, que abortó ese anuncio fijado para la prueba catalana, en otro fin de semana poco brillante en el plano deportivo: undécimo en parrilla y quinto en una carrera en la que no pudo superar a la Honda de Crutchlow.

Assen esperó de nuevo a su decisión, aunque terminó siendo otro jueves sin noticias. Y otro gran premio más que complicado, con el piloto reconociendo esta vez que la incertidumbre sobre su futuro sí que le estaba afectando. «En Mugello fue difícil, no sólo por lo técnico, también en este sentido, y la verdad es que espero gestionarlo mejor que entonces por ser el gran premio de casa», había dicho en Barcelona. Decimoctavo en la salida y decimoquinto en carrera, en una prueba espectacular ganada por su compañero de equipo. Este recorrido le ha dejado como duodécimo en la general, con 41 puntos, a 99 del líder, Márquez –y con Crutchlow con 38 puntos más-, su peor resultado de largo tras ocho carreras desde que compite en MotoGP –tanto en 2011 como en 2015 se perdió cuatro grandes premios por lesión lo que le alejó mucho en la general-.

El Mundial llegará la semana que viene a Sachsenring, un trazado que se le da muy bien. Desde 2006 ha ganado cuatro veces, y ha subido otras tres veces al podio, la última el año pasado. Un buen escenario para reivindicarse –porque es una realidad que su mala racha de resultados están levantando dudas en el 'paddock'- y donde se espera, una vez más, que confirme su futuro. En unas declaraciones al diario 'As' tras la prueba del domingo, Lin Jarvis, máximo responsable de Yamaha, apuntó a que allí sí que explicaría ante los medios la situación, todo y que el proyecto de Petronas tira hacia delante. Ya se habla de Wilco Zeelenberg, actualmente en el equipo oficial en el lado del box de Viñales, como team manager, Rossi va dando por hecha con sus declaraciones la llegada de Morbidelli, mientras que hasta circulan los nombres del par de mecánicos que el piloto se llevaría a su nueva aventura. Una estructura que usaría las plazas del actual Ángel Nieto Team, que mantendría una implicación en el proyecto, y que tras su confirmación debería de traer la de Pedrosa, quién sabe si el bálsamo para cambiar su mala racha deportiva.

Fotos

Vídeos