Las claves de Canet para reinar

Canet muerde el trofeo de tercer clasificado el pasado fin de semana en Sachsenring. / EFE/EPA/F. SINGER
Canet muerde el trofeo de tercer clasificado el pasado fin de semana en Sachsenring. / EFE/EPA/F. SINGER

«Me gustaría tener claro mi futuro antes de volver de vacaciones. Lo bueno es que luchando por el título hay más ofertas», comenta el valenciano El piloto se ha obligado a ser más conservador y a perder peso para ganar el Mundial

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Arón Canet salió a correr el jueves, el día antes de los primeros libres del GP de Alemania. Dio dos vueltas al circuito de Sachsenring, una montaña rusa de casi 4.000 metros con rampas de hasta el 18%. «Esa la bajé, pero antes has de subir. Iba mareado», recuerda el valenciano, que trotó por debajo de 4.30 minutos el kilómetro. «Estoy fuerte, lo noto tanto en la carrera a pie como en la bici», asegura el piloto, sometido a un régimen alimentario casi marcial: «Peso 62 kilos. Esa semana me había pasado dos días comiendo sólo fruta y otros tantos, verdura». Se ha puesto en manos de Carlos Iborra, su preparador, con la única meta de ser campeón del mundo de Moto3. «Cuando llegué al circuito, Biaggi me dijo que parase ya, que me iba a dar algo cuando me subiera a la moto», comenta. Esa puesta a punto es sólo una de las claves del Canet 2.0, la reconstrucción de un deportista al asalto de un trono.

Una semana de descanso y centrado hasta noviembre

Canet estaba ayer almorzando. Gloria bendita, como cuando se tomó una cucharada de Nutella después de ser segundo en Montmeló. «Ahora estoy de vacaciones, y quiero recargar las pilas. Carlos me ha dicho que esta semana haga lo que quiera y a partir de la que viene ya nos pondremos en marcha», comenta. El de Corbera ha llegado al parón veraniego con 123 puntos, dos menos de Dalla Porta, líder desde este fin de semana. La próxima carrera será en Brno, la del GP de la República Checa el 4 de agosto.

«Mi abuelo me ayuda desde ahí arriba... Si lo analizas, el campeón tiene su pizca de suerte»«El Mundial Júnior lo perdí porque me tiró Dalla Porta. Sería bonito jugarme este con él»

Prefiere resolver el futuro antes de subirse a la moto

El mercado ya está en marcha de cara a 2020. De hecho, en MotoGP está muy avanzado y ha llegado la hora de resolver enigmas en las dos categorías pequeñas. Canet tiene claro que el año que viene competirá en Moto2. Pero esa decisión viene de lejos, desde que se decantó por permanecer una temporada más en Moto3. «Me gustaría tener un contrato firmado antes de ir a Brno, pero ya veremos, tengo que sentarme con mi entorno. Lo bueno es que, luchando por el título, hay más equipos que te quieren», apunta.

Sacar al Canet de siempre en contadas ocasiones

Arón Canet es un piloto agresivo, de los de llevar el cuchillo entre los dientes. «Este año hemos decidido dejarlo en el desván y sacar el, diríamos, Canet 2.0: más reflexivo, pensando en el claro objetivo de ser campeón», señala el valenciano, que también avisa que su 'yo' habitual saldrá también a pista a lo largo de la temporada: «En Sachsenring lo saqué a pasear. Iba el 17 y pensé: '¡Que no puntúo!'. Me desmelené». Por la televisión se vio la salvada en la caída de Alonso López y Gabriel Rodrigo, y los toques con Arbolino y Sasaki. «También los tuve con Vietti y Binder, una vez que me fui largo y casi me caigo... sé que cuento con mi abuelo que me ayuda desde ahí arriba. Si te paras a analizar en los campeonatos anteriores, el campeón ha tenido esa pizca de suerte en algunas carreras», desliza.

Joan Mir como modelo para asaltar el campeonato

Consecuencia de lo anterior, Canet ha tomado como modelo a Joan Mir, campeón del mundo de Moto3 en 2017. «El año pasado Jorge Martín ganó muchas carreras, pero también cometió bastantes fallos. Mir sólo hizo un cero, en Japón y fue en una carrera con lluvia», señala. Por el momento está siguiendo el patrón y el valenciano es el único piloto de la parrilla que ha puntuado en las nueve carreras ya celebradas.

Aportar con pilotaje lo que le falte a la KTM

La KTM está por detrás de la Honda. Esto es un hecho del que Canet saca un extra de motivación. «Están trabajando en mejorar la moto, pero también es bonito poder demostrar mis prestaciones. Dalla Porta tiene la mejor moto y es un reto aportar con pilotaje lo que falte para estar peleando por la victoria», incide.

Supersticiones convertidas en estadísticas a romper

Desde 2014, quien sale líder de Moto3 de Sachsenring es campeón del mundo. A un supersticioso como Canet, un dato así no le ha pasado inadvertido. «Si te digo la verdad, hubo un momento que me preocupó pero, ¿sabes una cosa? Las estadías ticas están para cumplirlas. También se decía en 2016 que nadie ganaba desde la pole», indica. Hay un último hecho que también tiene en cuenta Canet: antes de subir al Mundial, perdió un FIM CEV que tenía encarrilado por una dura caída: «Me tiró Dalla Porta. ¿Rencor? ¡Para nada! Me gustaría jugarme este con él, sería como recordar tiempos pasados».