El Circuit corre contra las lluvias torrenciales

Márquez entra en el box de Honda bajo la grada repleta de aficionados. / afp/jose jordan
Márquez entra en el box de Honda bajo la grada repleta de aficionados. / afp/jose jordan

Sólo las motos, coches acreditados y autobuses podrán acceder al entorno del Ricardo Tormo durante el Gran Premio

MOISÉS RODRÍGUEZ

Si tiene entrada para el GP de la Comunitat de hoy y ha de venir en coche, ármese de chubasquero, botas de agua y paciencia. Sobre todo, lo último. Salga con tiempo de casa. Las prisas van a ser malas compañeras en la jornada de carreras de la última cita del Mundial de motociclismo. Después de una jornada de tregua, se espera que las lluvias torrenciales vuelvan a amenazar con generar el caos en el entorno del Circuit. El agua, si se cumple lo previsto, jarreará como el viernes. Ante esa amenaza, la junta de seguridad remozó el plan de accesos. El objetivo es principalmente garantizar la integridad de los espectadores y que la entrada sea lo más ágil posible teniendo en cuenta que puede generarse un importante embudo.

Y es que de los cuatro puntos de accesos diseñados para este GP, hoy pueden quedar dos, como sucedió el viernes. Uno ya quedó inutilizado el día de los entrenamientos libres, con una afluencia de unas 15.000 personas: la entrada auxiliar cerca de la zona en obras del parque logístico. El otro, el que da servicio al apeadero de Cercanías, pasa por un barranco que quedó anegado. Esto hizo que se plantease traer un puente del Ejército, algo que acabó desestimándose. El dispositivo se ha remodelado teniendo en cuenta que el bancal puede quedar de nuevo inundado hoy y, por tanto, cerrado al paso peatonal y en vehículos.

La realidad es que para este domingo se cuenta con dos accesos al entorno del Circuit. Por ahí tienen que entrar y salir todas las personas que acudan al GP. A efectos prácticos, ningún coche no acreditado puede acercarse a la instalación. Deberá aparcar en el polígono industrial de Cheste o en el de la Reva de Riba-roja. Desde ahí, los aficionados serán trasladados en autobús.

La organización gestiona el acceso de unas 50.000 personas en un día de tregua de la lluvia

Para ello se ha habilitado una vía de servicio que habitualmente ha servido como atajo desde la salida 337. Esta carretera auxiliar, no obstante, es exclusiva hoy para esos autobuses lanzadera. Esos vehículos concluirán con los coches acreditados y las motos, que sí podrán llegar a los aparcamientos aledaños al circuito a través de la salida 334.

Para que los aficionados que vengan en tren no tengan que cruzar el barranco, la decisión ha sido que los 160 convoyes que presten servicio por el GP dejen a los aficionados en Cheste. La organización ya habilitó ayer más autobuses lanzadera para llevarlos hasta el Circuit, al que habitualmente llegan por el camino que atraviesa el bancal que se anegó el viernes. Es un trayecto que dura en torno a diez minutos.

La jornada de entrenamientos libres supuso una tregua en lo que a la meteorología se refiere y sirvió también para realizar un ensayo general de todos estos retoques. Al Ricardo Tormo entraron ayer en torno a 50.000 personas. Por la tarde, se celebró una reunión de la junta de seguridad para analizar cómo había funcionado el dispositivo con alrededor del 70% del público que se espera para la jornada del domingo. La sensación era de satisfacción aunque el examen es hoy, con dos variantes: gente y lluvias torrenciales.

 

Fotos

Vídeos