Canet minimiza su error fatal

Salida de la carrera de ayer en la que se impuso Fenati. / afp/vladimir simicek
Salida de la carrera de ayer en la que se impuso Fenati. / afp/vladimir simicek

El valenciano cede el liderato del Mundial al equivocarse en la puesta a punto | Jaume Masià acaba en la clínica tras caerse cuando buscaba culminar su remontada en el cajón y Sergio García se va al suelo de nuevo

MOISÉS RODRÍGUEZ

«Era una carrera para caernos». Así de claro lo dijo Arón Canet después de acabar décimo en Austria y ceder por un punto el liderato en el Mundial de Moto3. El valenciano y su equipo veían el vaso medio lleno. «Hoy tenemos que estar tranquilos, el objetivo es acabar del 8 al 10», comentó su jefe, Max Biaggi, durante la carrera en el micrófono de DAZN. Sabían lo que había: la moto no daba para más que luchar en la jungla con Yurchenko, Kornfeil, Albolino y Arenas. Cazarrecompensas que no miran al campeonato, sino al día a día de buscar un buen resultado. Y ahí el de Corbera salvó cinco puntos, minimizando su error fatal gracias también a que a Dalla Porta no le dio para ser más que sexto.

«Hemos tenido un problema con el setting de la moto. El warm up era en agua, hemos cambiado cosas que no nos han idi bien. Hemos cometido un error fatal», lamentaba Canet después de la carrera: «Iba todo el rato con el gancho. Veía a Dalla Porta a lo lejos, pero era imposible ir a por él. Todo el rato me llevaba sustos, estaba para caer, al final es mejor llevarnos de aquí seis puntos que nada».

Canet interpretó el campeonato desde antes de Catar. Ha repetido varias veces que va a haber momentos de sacar a pista al viejo Canet. Ayer no era el día porque suponía casi al 100% volver a casa con un cero. En estas dos escaramuzas por el centro de Europa regresa a Corbera con 31 puntos y una victoria más que Dalla Porta en caso de que el Mundial se decidiera en igualdad.

Tatay se sube al podio y tendrá en San Marino la ocasión de ser campeón de la Red Bull Rookies Cup

«Todavía no miro a eso, vamos a cada carrera. En la siguiente, a intentar quedar por delante», señaló Canet cuando se le volvió a preguntar si el Mundial va a ser un cara a cara con Dalla Porta, o ya cuenta con Albolino después de su segundo puesto. «Me siento fuerte en cualquier situación», deslizó el italiano, exultante antes de subir al podio y después de una carrera complicada con la pista aún semi mojada. Está a 42 puntos del liderato y con ocho GP por disputar (200 puntos) aún no arroja la toalla.

Y hace bien, porque junto a su compañero, Romano Fenati, dio una auténtica exhibición. En compañía de McPhee, fueron capaces de romper la carrera, algo muy poco habitual en este Mundial de Moto3. Por detrás, Ramírez y Dalla Porta se hacían relevos, persiguiéndolos en vano. Sí que fue capaz un Leopard, pero de la temporada 2020.

Jaume Masià y el rookie Celestino Vietti protagonizaron una antológica remontada. El valenciano tenía ritmo para arrebatarles, en el tramo final de la carrera, el segundo puesto a Arbolino y McPhee. A esas alturas, Fenati ya estaba en otro planeta, completando los últimos kilómetros para reencontrarse con la victoria después del incidente del año pasado que le hizo bajar a los infiernos por tocar la maneta del freno de la moto de Manzi.

A Masià, ansioso por subirse al podio -se le escapó en Brno- y con el subidón de su fichaje por Leopard, le penalizó la falta de paciencia. Cuando había llegado a la lucha por el podio, quiso adelantar por la vía rápida y lanzarse a por Fenati. Lo pagó con una caída que le arruinó la carrera y acabó con él en la clínica móvil. Sufrió una luxación en el dedo que, en principio, no le impedirá correr dentro de dos fines de semana en Silverstone. También acabó por el suelo, una vez más, el castellonense Sergio García.

Mejor le fueron ayer las cosas a Carlos Tatay, que ya acaricia el título de la Red Bull Rookies Cup tras el segundo puesto en la carrera de ayer. «No pienso en el campeonato, nosotros vamos carrera a carrera intentando dar lo mejor siempre», señaló el piloto de Alaquàs, que en San Marino, ya en septiembre, tendrá la primera ocasión de ser campeón matemático de un certamen que es una puerta de acceso al Mundial.