MOTO3

Canet se inspira en Biaggi

Canet, a punto de dar el tirón definitivo para ganar ayer en Brno por delante de Dalla Porta y Arbolino. / afp/michal cizek
Canet, a punto de dar el tirón definitivo para ganar ayer en Brno por delante de Dalla Porta y Arbolino. / afp/michal cizek

El valenciano recupera el liderato en el circuito donde su jefe ganó siete veces | «He estado quinto durante toda la carrera y al final he visto que en la última vuelta tendría que atacar», comenta tras ganar el de Corbera

B.GONZÁLEZ/M.RODRÍGUEZ

brno/valencia. Arón Canet salió disparado dejando un reguero de champán. Su jefe, Max Biaggi, huía en vano. El italiano se escapó siete veces con éxito en Brno siete veces durante su carrera deportiva: alcanzar el primero la bandera a cuadros. Pero ayer no. Su pupilo le empapó de la bebida y tampoco le concedió margen de elección. Tuvo que dar un largo trago a la botella, aunque a decir verdad tampoco se le veía sufrir mucho. Canet había recuperado el liderato que cedió antes de irse de vacaciones tras lograr una fantástica victoria, como una de las suyas, sí, en Brno.

Minutos antes, el piloto de Cervera había vuelto a salir disparado. Canet se ha convertido en el estratega en medio de la jungla. En otra carrera disputada en grupo, en la que nadie quiso desgastarse en tirar, el valenciano estuvo siempre bien colocado. No le inquietó que llegase Dalla Porta, que partió muy atrás en parrilla. Lo esperaba, porque él mismo remontó antes de irse de vacaciones. Aunque parecía que llegar al la última curva primero era mala idea, pocos metros antes de la bandera a cuadros, pegó el arreón. Lo suficiente para sacar un par de décimas a su contrincante por el título y vencerle.

Porque aunque él no quiera reconocerlo, todo indica que Canet se va ja jugar este Mundial con Dalla Porta. Reconoce que es más cómodo tener que controlar a un rival que a cuatro o cinco. «Pero aún no podemos dar por bueno ese escenario. Es cierto que tenemos una diferencia importante, pero si te das cuanta con un fallo o dos ya estamos otra vez igualados», indicó Canet.

Jaume Masià se marcha contrariado por su cuarto puesto y Sergio García tira a su compañero de equipo

Tras alguna caída y varios incidentes, la cabeza de la prueba quedó conformada por diez pilotos, con los dos favoritos y la mayoría de los pilotos que suelen destacar en Moto3, como el autor de la pole, Tony Arbolino, o Jaume Masiá. También estaba Alonso López, que terminó por los suelos por una maniobra precipitada de su compañero, el castellonense Sergio García. Se lo recriminó con un empujón, lo que horas después le costó una sanción: en Austria deberá salir desde el pit lane.

Otro que se marchó contrariado al box fue el valenciano Jaume Masià. Ayer evitó que el Binder de turno lo tirase al suelo, o cometer él mismo un error. Lo hizo casi todo bien, pero no pudo batir a Arbolino, que completó el podio, antes de ver la bandera a cuadros.

A Canet sólo le pesa tener que cortarse el pelo. Justo después de ganar se acordó de su madre y dedicó la victoria desde el podio a su abuelo. «En la moto estaba muy contento hasta que me he acordado que prometí a mi preparador que si vencía, me rapaba», comentó ante el micrófono de Dazn. «He estado alrededor del quinto durante toda la carrera, y al final he visto que todos los que estaban detrás estaban intentando adelantarme, así que me he dicho 'defiende con uñas y dientes todo lo que puedas, porque en la última vuelta vas a tener que atacar'. Y así ha sido», relató. Ahora, en Austria deberá afeitarse la cabellera antes de volver a defender el liderato.

Más