La ilusión vuelve a Aspar

Raúl Fernández, en el pit lane del Circuit Ricardo Tormo. / jesús signes
Raúl Fernández, en el pit lane del Circuit Ricardo Tormo. / jesús signes

El debutante Raúl Fernández ejemplifica el optimismo que reina en el equipo valenciano: «No descarto nada, pero he de aclimatarme a correr fuera de España» «Quiero aprender de Arenas, que es candidato al Mundial»

MOISÉS RODRÍGUEZ

Raúl Fernández es madrileño, pero renació en Torrevieja... como piloto. «Tenía moto desde antes de nacer, pero un día, con cuatro años, me caí y ya no quise saber nada de ella», comenta. Hasta que un día subió con su hermano Adrián de la piscina del apartamento donde veranean. «Mi padre estaba viendo las carreras y nos pidió que nos calláramos. Estaba tan emocionado que a mi hermano dijo que quería probar. Cuando volvimos a Madrid, lo llevó a entrenar y yo me reenganché»», especifica.

Con 11 años, Raúl Fernández se centró en las motos. «Empecé tarde, otros pilotos lo hacen con 3 o 4 años, pero también he avanzado siempre rápido», señala: «Siempre he hecho deporte, por ejemplo, estuve un tiempo en kárate. Pero encima e la moto he aprendido disciplina y a cuidarlo todo, la alimentación, los entrenamientos...». Hasta que hace unos meses se proclamó campeón del FIM CEV en Moto3.

Esta victoria desató la ilusión en su equipo, el Ángel Nieto Team. En la escudería de Aspar llevaban demasiado tiempo de sequía, que el propio Raúl Fernández padeció. Los años con la Mahindra fueron una travesía por el desierto. «Después de la primera temporada, vernos la pasada con la KTM a un segundo fue un subidón», asegura.

Esto le llevó a ser campeón en el FIM CEV, a participar en algunas carreras del Mundial como wild card y a ganarse a pulso una oportunidad para ser piloto oficial este año, en el que cumplirá los 19. «Lo primero que tengo que hacer es conocer la forma de trabajar del equipo. Ellos llevan mucho tiempo juntos y yo he de aclimatarme», indica.

Pero no sólo a eso. «Debo acostumbrarme a correr fuera de España. Hay muchos factores a controlar: el jet lag cuando vas a EE UU o si me va a sentar bien la comida en ciertos países», afirma. «Pero yo tengo muchas ganas, por ejemplo, de correr en Losail. Dicen que es un circuito muy bonito y, además, quiero vivir la experiencia de una carrera por la noche», señala.

Raúl Fernández no deja de sonreír y eleva el nivel de emoción a medida que habla. Se le nota motivado. «Quiero aprender mucho de mi compañero, Albert Arenas, que es un claro candidato al título», asegura. ¿Y sus opciones? «Pues el primer año es para acoplarse al Mundial y no puedes aspirar a ser campeón, pero no descarto nada».

De momento está en ese proceso de rodaje. Por ejemplo, ayer, en Cheste, donde una treintena de pilotos, entre Moto2 y Moto3, participaron en la primera de dos jornadas de entrenamientos. Junto a Raúl Fernández rodaron, entre otros, los valencianos Canet, García y Pérez.

 

Fotos

Vídeos