A Garzó se le queda corta la carrera

Héctor Garzó, ayer. / lp
Héctor Garzó, ayer. / lp

Tuuli gana el primer GP de motos eléctricas, que acaba con bandera roja a dos vueltas del final cuando el de Paterna luchaba por el cajón

M. R.

El primer GP de motos eléctricas de la historia constató lo que ya se sabía: que es un campeonato con mucho potencial pero que está todavía en pañales. En carrera se vio que las monturas tienen una enorme aceleración y que pueden verse bonitos, eso sí, al esprint. Tanto que ayer no acabaron, pues la prueba se dio por concluida tras la primera caída de la historia.

Fue la de Lorenzo Salvadori, en la quinta vuelta, a dos del final. Las motos eléctricas llevan un split y tras una caída se puede encender una luz verde (se puede tocar la moto) o roja en caso contrario. Ante esta segunda situación, los comisarios sacaron bandera roja y, como se habían completado los 2/3 de la prueba, se dio por bueno el resultado del último paso por meta. La victoria fue para el finlandés Tuuli, también poleman el sábado.

El lance de carrera perjudicó al valenciano Héctor Garzó, que rodaba en el grupo de cabeza y cuya estrategia era atacar a Smith y Di Meglio en las dos últimas vueltas. El alcoyano Nico Terol concluyó décimo tras quedar retrasado en la salida por tocarse con un rival y ya no pudo remontar.