Schumacher lleva a cabo «pequeños progresos» que dan «muchas esperanzas»

El expiloto alemán tiene «momentos de consciencia», aunque según su portavoz «es imposible» hacer un pronóstico sobre la evolución de su estado

COLPISA / AFPMADRID

El expiloto alemán Michael Schumacher, hospitalizado desde hace tres meses y medio en Grenoble (Francia) por un grave accidente de esquí, ha llevado a cabo «pequeños progresos» que dan «esperanzas» sobre su recuperación, según la portavoz del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1, Sabine Kehm. «Hay pequeños progresos que lógicamente nos alegran mucho y nos dan también muchas esperanzas», anunció Kehm en declaraciones realizadas a la televisión pública alemana. «Pero son pequeños momentos. Son momentos, como ya lo he dicho, de consciencia. Esto es en sí una buena noticia», reconoció en un programa de televisión dedicado al estado de salud de Schumacher.

Sin embargo, la portavoz precisó lo que significan dichos «momentos de consciencia» desde el punto de vista médico. Un paciente «puede ser capaz, incluso de una manera muy limitada, de interactuar con su entorno cercano», señaló, añadiendo que se trata de «una etapa necesaria para poder llegar más lejos» en su eventual recuperación. Subrayó, en cambio, no querer entrar «en los detalles concretos» y apuntó al carácter «muy privado» del tema. «Esto es asunto sólo de la familia», dijo.

Sabine Kehm también declaró que «es imposible» hacer el menor pronóstico sobre la evolución del estado de salud de Schumacher, puesto que «incluso los propios médicos no lo hacen». En estos casos de lesiones cerebrales, «cada uno es un caso aparte», explicó. Asimismo, criticó algunas informaciones fantasiosas brindadas por algunos medios de comunicación con cierta frecuencia. «Lo que más nos exaspera son los diagnósticos a distancia de médicos que nunca vieron a Michael, y las conclusiones que se hacen a partir de estos comentarios», añadió.

Hospitalizado desde el pasado 29 de diciembre, el expiloto de 45 años de edad se golpeó la cabeza contra una roca cuando esquiaba, acompañado por su hijo y un grupo de amigos en una famosa estación de los Alpes franceses. Al ser ingresado sufría de lesiones craneales «difusas y serias». Tras ser puesto en coma artificial, los médicos iniciaron el 30 de enero una fase de despertar, que consiste en disminuir progresivamente los sedantes administrados, un proceso muy largo. A principios de abril, Sabine Kehm desveló que el piloto mostraba «momentos de consciencia».

El 17 de febrero, la justicia francesa archivó la investigación sobre su accidente, descartando cualquier responsabilidad de terceros. No obstante, la familia de Schumacher tiene la posibilidad de recurrir a instancias judiciales.